Por: José Efraín Caballero Sevilla

El reciente ejercicio que exponen medios nacionales, sobre las preferencias electorales en los Estados para renovar las gubernaturas, está dando como resultado la que sería una aplastante victoria de parte del partido oficial, lo que indica la ratificación de parte de la ciudadanía, al ejercicio gubernamental federal, que es el mayor referente en el Obradorismo y la fuerza de su cuarta transformación.
En el escenario más favorable, de parte del partido político fundado en el 2014, si las cifras siguen en la misma tónica, estaría consiguiendo 14 de las 15 gubernaturas, triplicando las que posee, que fueron obtenidas en las elecciones del 2018.
Esta situación, presenta una nueva variable, que se presenta ante la imposibilidad de realizar una campaña electoral a ras de tierra, dadas las condiciones de salud, que no favorecen la realización de campañas de manera presencial para el próximo año, y por primera ocasión en la historia el 90 por ciento de las campañas electorales serán de manera digital.
El amplio asentamiento de la tecnología que llega a los hogares, en consecuencia, por “la nueva realidad” estará jugando un amplio papel, en donde los “Rockstar” de los medios digitales y las plataformas virtuales tendran la ventaja.
Esta situación posicionará a los actores políticos, que interactúan de manera más eficaz con los cibernautas en la antesala de un triunfo electoral. Quien haya colocado su imagen de una manera más sólida y convincente ante la ciudadanía, se estará llevando el triunfo, primero de manera virtual y después ante el sufragio tradicional el día de las votaciones.
Dicho sea de paso, para darnos una idea de la influencia que tiene en estos momentos la tecnología, si usted va a comprar una laptop le advierto que ya no hay en existencia, o se están acabando en las tiendas donde se comercializan. Son pocos los hogares que hoy no disponen de un equipo de cómputo, no solo para hacer tareas y tomar clases, si no para informarse y entretenerse en el hogar.
Es bien sabido que el título del “Rock star” de la política en medios digitales, es del presidente, que gracias a lo que llama “Las benditas redes sociales” supo capitalizar el acceso a la nueva tecnología, y les lleva años luz de experiencia a sus más cercanos perseguidores.
López Obrador tiene más seguidores en Youtube que los que cuenta cualquier medio nacional y algunos importantes medios internacionales, contabilizando 2.15 millones de suscriptores, además está muy por encima de otros presidentes como Donald Trump que posee 973 mil suscriptores y Barack Obama con 567 mil. El efecto Obrador impulsará indudablemente a los candidatos morenistas.
La cuenta de Felipe Calderón no dice cuántos suscriptores tiene, el del PRIOficialTV México, menciona contar con 15,400 suscriptores, el del PAN tiene 9760 suscriptores y Movimiento ciudadano tiene 216 mil suscriptores.
Las encuestas anteriormente fueron un factor de decisión para los electores, es indudable que algunas fueron manipuladas para tratar de convencer sobre la popularidad de ciertos políticos, pero dado el mayor flujo de información, carecen de impacto actualmente, como determinar la influencia y orientación del voto, y solo quedan como una herramienta de muestreo, en caso de contar con credibilidad.
El papel principal de manera determinante en las preferencias electorales, lo jugaran la honorabilidad del candidato ya que está sujeto a ser balconeado en redes, y la habilidad en el uso de la herramienta social e informativa que lo ayudara a posicionarse como un Rockstar de la política y convencer al ciudadano que es la mejor opción.
Ante los desoladores resultados que se perciben desde ahora para la oposición a nivel nacional, urgiría el cambio de estrategias y del equipo de asesores, que no han logrado conectar con sus representados, y tampoco revertir esa tendencia que viene como secuela desde el 2018, lo que habla de incapacidad, así como renovar las dirigencias nacionales.
La consecuente pérdida de espacios en la administración pública estatal, municipal y legislativa, serían una ratificación del rechazo a sus políticas públicas que han venido impulsando, y no cuentan con el aval de los ciudadanos. De esta manera solo queda como salida renovarse o quedar rebasado por la “nueva realidad” en la política.
Querido lector, tenga un excelente día nos leemos la próxima.
Contacto: factorentredos@hotmail.com