Por Helí Herrera Hernández.

         La regla es clara e indubitable, “>donde se gasta  el dinero del pueblo, debe asomarse el ciudadano<”, y eso es lo que en días pasados hizo el dirigente estatal de Movimiento Ciudadano Sergio Gil Rullán, al hurgar en el manejo financiero del gobierno del morenista Cuitláhuac García Jiménez, que con cifras oficiales en mano demostró que el actual ejecutivo de Veracruz, ha endeudado al estado  de tal magnitud, que se ubica como la peor administración que se tiene registrada en la historia de Veracruz, aun mas que la nefasta de Javier Duarte, inclusive

         Así, en una conferencia de prensa otorgada por el dirigente naranja el 18 de julio en la capital del Estado -Xalapa-, le exigió al gobernador  Cuitláhuac, dar cuenta de los 40 mil millones de pesos de deuda pública contraída por ese gobierno, que no han impactado en el desarrollo de Veracruz (ausencia  de proyectos productivos–de actividad económica–de generación de empleos etc.), y que lo tilda de endeudar mas a Veracruz, que el mismísimo Duarte.

         Pegó al ejecutivo estatal tal acusación de Sergio, que ese mismo día el gobernador, en uno de los salones de su despacho en palacio de gobierno, pretendió aclarar tales señalamientos, terminándose de hundir pues le corrigió la plana al coordinador estatal de movimiento ciudadano, al decirle que la deuda gubernamental no es de 40 mil millones de pesos, sino de mas de 45 mil (48,358 millones según el Observatorio de Finanzas Públicas y Desarrollo Regional-Facultad de Economía de la Universidad Veracruzana), para ser mas exactos, y que la misma, si bien nos va,  se liquidaría hasta el año 2040, por lo que si ésta se dividiera entre la población económicamente activa PEA, que es de 3 millones, 296 mil 444 veracruzan@s, sería de $ 14,669.74 pesos; y si la división fuera entre la población total (8 millones, 62 mil 579 veracruzanos), cada uno de nosotros deberíamos $ 5,997.83 pesos (incluyendo, como todos sabemos, los recién nacidos.

         ¿Dónde esta toda esta lanota de la cual se hizo este gobierno de MORENA, con la complicidad de los legisladores de la LXV y LXVI Legislaturas veracruzanas, que le aprobaron montos superiores de endeudamiento a los permitidos legalmente (ejemplo en 2020 solo podían autorizarle 7,772 millones de pesos como lo marca la ley, y le autorizaron 19,801 millones de pesos, 254% mas?

         ¿Pues no que no eran iguales a los gobiernos del PRI y del PAN?

         Así, aprovechando ese contundente primer golpe propinado, Sergio Gil se trasladó  a un costado de palacio de gobierno un día después, para exigirle al ingeniero Cuitláhuac “”que se hagan públicos los contratos con los que endeudó a Veracruz””, ya que dijo que ““la información no esta actualizada ante la Secretaria de Hacienda y Crédito Público””, y hay algo ahí que no cuadra, dado que la explicación que quiso dar sobre la acusación, ““ni el mismo se entendió””, acuso Gil Rullán.

         Allí mismo le pidió al gobernador que les rinda cuentas puntuales a los veracruzanos, “”a quien ha hecho millonarios  con estos contratos con los que se ha estado endeudando al Estado””. Sin embargo, lo mas grave para el gobierno de la 4ta transformación, es la mismísima confesión del ejecutivo, cuando quiso explicar los cuestionamientos naranjas, donde admite Cuitláhuac que los ingresos estatales totales (propios y federales), no le alcanzan ni para el gasto corriente, entonces, afirma Sergio, “su gobierno es un despilfarro brutal”, mostrando, diría yo, un desconocimiento brutal de la administración pública, de la planeación del ejercicio gubernamental, de la eficiencia financiera, y del ayuno de personal con visión y emoción de servir a Veracruz, y no servirse del puesto o cargo público.

         “”No, definitivamente no son iguales””, concluyó afirmando el dirigente estatal de Movimiento Ciudadano Sergio Gil: “”son peores””.

         A 10 días de estos señalamientos de Gil Rullán, en Veracruz, la agenda pública, la hoja de ruta ya no la tiene el gobernador, sino  el dirigente naranja que >con sus datos duros y oficiales<, averió seriamente al gobierno del ingeniero Cuitláhuac, que ya no se podrá quitar tales acusaciones de ser el gobernador que mas ha endeudado a Veracruz.