Tempoal, Ver.- Habitantes de la colonia 20 de Noviembre, piden poner un alto a la manera en que opera una tienda de abarrotes, pues desde hace varios años genera inconformidad entre los colonos.
Y es que si bien es cierto podría tener el giro de venta de bebidas embriagantes, la presencia de parroquianos prácticamente todos los días, convierte a la calle Francisco Morazán, entre Esiquio Bravo Fernández y Graciano Sánchez, en una verdadera cantina.
Mujeres principalmente, se han quejado de la situación, particularmente porque al caminar por dicha arteria, los borrachos hacen sus necesidades fisiológicas sin que nadie les ponga una limitante.
Los vecinos de esa colonia, argumentan que extrañamente, a pesar de que las corporaciones policiacas han sido testigas de la situación, no se ha metido en control a dicha negociación.
Argumentan que inclusive, la venta de alcohol se da hasta altas horas de la madrugada, generando mayor inconformidad en la gente, pues por el escándalo tampoco dejan dormir a las familias.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here