Mis amigas de la San Marcos

Clara García Sáenz La mayoría de ellas son mujeres de mi edad, alegres, educadas e hiperactivas, las he ido conociendo a lo largo de los años...

El doctor Poncho, un hombre cabal

Rutinas y quimeras Clara García Sáenz Nunca conocí al Doctor Poncho en persona, pero era un personaje siempre presente en las pláticas de...

Los nefastos pueblos mágicos

Rutinas y quimeras Por: Clara García Sáenz Llegamos al mediodía, al tomar la calle principal me sentí sofocada al ver que de las...

Nos fuimos en caravana

Rutinas y quimeras Por: Clara García Sáenz Cruzamos el altiplano tamaulipeco sin autorización de mi mamá; cuando platicábamos de la muerte, siempre hacia...

El día que eligieron

Se fue un domingo por la mañana, para entonces nos quedaba ya poco llanto, porque las lágrimas las habíamos vaciado durante toda la semana; desde su cama la veíamos...

La vocación de ser promotor cultural

Por: Clara García Sáenz La promoción cultural es un oficio ingrato, pero de los más fascinantes que puedan existir en el mundo porque, por una parte,...

Los indios tienen nombre

Rutinas y quimeras Por: Clara García Sáenz Durante muchos años la historiografía tamaulipeca se ha ocupado de hablar de los colonizadores como los...

Querido Antonio

Clara García Sáenz Ayer recibí una llamada, el identificador decía que era Ana, pero la voz que escuché no parecía la de ella, en tono oscuro,...

El paisaje naranjero

 Por: Clara García Sáenz Con días soleados y buen clima, iniciamos la travesía almorzando en uno de los paradores de la carretera interejidal unas gorditas de...

El Carmen, ese pequeño paraíso

Por: Clara García Sáenz Salimos de Padilla rumbo a Ciudad Victoria por la carretera que va a Barretal, con espíritu explorador para ver el panteón de...