Ante la negativa de las autoridades por dejarlos trabajar, los inconformes advirtieron que abrirán sus negocios y se apoyarán unos a otros para evitar que los clausuren; bloqueo duró más de dos horas
Por: María de Jesús Cortez.

Tampico, Tam.– Comerciantes de la zona conurbada realizaron una protesta afuera de las oficinas de la Coepris para exigir el «no cierre» de negocios no esenciales, acción que terminó en el bloqueo durante más de 2 horas de la vialidad en la avenida Hidalgo donde se ubica la dependencia sanitaria luego que ninguna autoridad les daba la cara.Horas después salió el titular de Coepris salió y reiteró la postura de gobierno de que se mantengan cerrados hasta el martes en que les den un nuevo aviso por lo que sentenciaron los inconformes que trabajarán en rebeldía.Fueron más de 300 comerciantes, prestadores de servicio de playa Miramar, rodanteros quienes molestos con el cierre de sus negocios no esenciales accionaron para que los dejen trabajar pues dicen son mal llamados giros no esenciales pues también el trabajo de ellos cuenta.Los inconformes se apostaron en las banquetas sobre la avenida Hidalgo, a la altura de La Bene, desafiando al tráfico vehicular pues a cada momento se cruzaban de acera a acera.Con pancartas en mano los comerciantes hicieron saber las demandas que traían para ellos.Los comerciantes esperaron de 10:30 a 11:00 horas a que los recibieran sin embargo les dijeron que la Coepris estaba cerrada por lo que decidieron tomar un carril de la Avenida Hidalgo impidiendo el flujo vehicular de norte a sur y minutos después tomaron también los carriles de sur a norte lo que obligó a automovilistas y transporte público a tomar rutas alternas.Durante la protesta, algunos inconformes expresaron su sentir ya que a ellos no los dejan trabajar mientras que a los hoteles sí y sus huéspedes pasean libremente por la playa portando una pulsera para que no los molesten.Hicieron ver a las autoridades que no van a morir de Covid-19 sino de hambre si no los dejan trabajar pues estuvieron dos meses y medio cerrados y ahora otro cierre no lo podrán soportar lo que generará desempleo.Ramón Gómez Narváez, presidente del Consejo del Consejo Empresarial de Comerciantes y Turismo en Ciudad Madero declaró que las autoridades sanitarias sólo les dan largas y no los dejan abrir, lo que es seguro que afectará a más de 700 familias.Dijo que en ya tuvieron reuniones con las autoridades que les pidieron que esperaran, pero ya se cumplió una semana y no hay respuesta, porque no saben qué hacer.Gómez Narváez señala que aproximadamente 50 negocios ya no abrieron el 1 de junio, desde el primer cierre, en la zona centro de Madero. «Somos 500 negocios, y lo único que pedimos es que nos den una alternativa para trabajar, que como en los supermercados nos dejen trabajar de lunes a viernes, pero no hay respuesta”, recalcó.Zuky, vendedora ambulante de Playa Miramar, afirmó: “Si no nos morimos de COVID nos morimos de hambre, ahora quitaron el transporte público y el Tampico-Playa no trabaja, es esencial porque no toda la gente tiene en que moverse, nos quitan el transporte, exigimos que nos dejen trabajar, somos vendedores de la playa”.Francisco Rivera, con 32 años en la venta de jaibas y empanadas en el máximo paseo turístico, hizo ver que los empleados de la COEPRIS si están recibiendo su sueldo mientras que ellos no tienen ni para comer ellos y sus familias.Posteriormente, una comitiva de 4 personas dialogó con el titular de COEPRIS, Luis Gerardo Moncada Moncada y le ratificaron que lo único que piden es la oportunidad de seguir trabajando, que reabran la playa para reactivar la economía y que están dispuestos a colaborar con las medidas de prevención y le dieron de plazo una hora para que a la una de la tarde les diera respuesta.Advirtieron que de encontrar respuesta negativa ellos serían quienes clausuraran las oficinas de COEPRIS así como ellos han clausurado sus negocios.El bloqueo se mantuvo una hora más, y a las 13:04 horas se asomó a la puerta el titular de la Coepris y les dijo: “ya triangulé la información y hay una negativa para su manifestación y la indicación es que el martes próximo se reúne el Comité de Seguridad de Salud y ya se les va a dar solución».Mientras tanto los invitó a permanecer cerrados hasta las indicaciones del martes, a lo que ellos respondieron que no van a permitir el cierre.Ante esta respuesta, los manifestantes acordaron reunirse con los representantes de las diferentes asociaciones y que apoyarán a sus compañeros que a partir del lunes quieran seguir trabajando y no van a esperar hasta el próximo martes. “El próximo lunes empezamos a trabajar en rebeldía porque les hicimos saber que si había una respuesta negativa lo haríamos así”, advirtieron.En punto de las 13:15 horas los comerciantes levantaron el bloqueo no sin antes asegurar que trabajarán en rebeldía el próximo lunes y se apoyarán unos a otros para que no les clausuren.