Urge invertir para la ejecución de proyectos productivos, programas de Bienestar no llegan a quien verdaderamente lo necesita: El Campo es de Todos.

Irineo Pérez Melo.- El presupuesto destinado para el campo en el estado de Veracruz se ha reducido en los últimos tres años en un 60 %, lo cual ha sido una limitante para los programas de desarrollo que requiere el sector rural y que se ha visto agravada por los efectos de la pandemia del COVID-19.

En lo anterior coincidieron en señalar dirigentes campesinos integrantes del Movimiento Campesino #El Campo es de todos, quienes, en conferencia de prensa, criticaron a los gobiernos federal y estatal por no destinar mayores recursos al agro nacional y veracruzano para sacarlo del rezago en que se encuentra.

“Los programas federales que el presidente Andrés Manuel López Obrador ha instituido, realmente no han sido suficientes para el sector rural, por lo que es urgente que en el estado, el gobierno de Cuitláhuac García Jiménez tome cartas en el asunto, para revertir la crisis en la que se encuentra el agro estatal”, dijo Javier López Ortega, presidente de la Unión Campesina e Indígena Nacional (UCIN).

Manifestó su confianza que con la llegada del nuevo secretario de Desarrollo Agropecuario Rural y Pesca (Sedarpa), Evaristo Ovando Ramírez, las condiciones para el campo veracruzano mejoren, por lo que le dio un voto de confianza, dado que ya no puede hacer gran cosa, al estar distribuido la mayor parte del presupuesto para este sector.

En su oportunidad, Verónica Castillo Ortega, dirigente de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos- José Dolores López Domínguez, destacó que la crisis sanitaria provocada por el coronavirus, sigue impactando al campo, por lo que urgió al gobierno a que voltee a ver al campo y a cambiar las políticas públicas y destinar mayores apoyos presupuestales para reactivarlo.

“Queremos mayores apoyos que incentiven la producción, no queremos apoyos sociales, porque es mentira que los programas del Bienestar sean dirigidos a gente que verdaderamente lo necesita”, añadió Aurora María García Amaro, dirigente del Consejo Nacional de Sociedades y Unidades con Campesinos y Colonos (Consucc).

Admitió que el campo veracruzano está olvidado con las políticas establecidas por los gobierno federal y estatal, y las afectaciones económicas se agravan con la presencia de la pandemia; “pero la pandemia que más lacera se llama gobierno por la poca importancia que le da al campo veracruzano; esto es todavía más fuerte que la del COVID-19”, subrayó.

En los mismos términos se refirió Israel Castillo Cano de la UGOCEM-Democrática, quien abundó al no dar los apoyos para incentivar la producción, el resultado que se tiene es la importación de granos básicos, como maíz, el cual redunda en el incremento de los precios de la tortilla y que es maíz forrajero, que es utilizado como alimento para los animales.

En su oportunidad, Luis Gómez Garay, secretario general del Comité Ejecutivo Nacional de la Unión General Obrero Campesina y Popular (UGOCP), señaló que con la actual legislatura estatal se tuvo “un diálogo infructuoso, porque parece ser que la política pública no pasa por el Congreso local, sino que solo aprueba lo que la SEfiplan o la Oficina del Gobernador les envía, en relación con los presupuestos para los diferentes programas”. Confió por último que con la nueva Camara Local se pueda tener unamejor interacción y se logre llevar mayores beneficios a las zonas rurales de la entidad.