• Hay personal médico calificado, lo que falta es mejorar la infraestructura, medicamentos y contratación de más médicos: Bernal Rivera. Irineo Pérez Melo u
    Xalapa, Ver.- En la aprobación del presupuesto de Ley de Ingresos y el Presupuesto de Egresos para el ejercicio fiscal del 2020, los diputados de la Sexagésima Quinta Legislatura del Congreso del Estado deben privilegiar de manera urgente al sector salud público, ya que el reclamo de los veracruzanos es que se les dé un servicio de calidad y calidez. Esto lo aseguró Manuel Bernal Rivera, secretario de Derechos Humanos del Comité Directivo Estatal del Partido de la Revolución Democrática (PRD), quien destacó que esta urgencia se deriva porque aunque hay instituciones de salud pública que están cumpliendo, hace falta infraestructura, medicamentos, contratación de médicos. “No es posible ver hospitales llenos, nosotros tenemos en la cotidianidad la relación con la gente y observamos como los pasillos de los hospitales están llenos de camillas porque no pueden entrar para accesar a la atención de la salud, por la saturación en que se encuentros estos nosocomios”, añadió. En ese tenor, consideró que el gobernador Cuitláhuac García Jiménez tiene que buscar esa parte de la sensibilidad humana como titular del Poder Ejecutivo y atender la salud pública, por lo que los diputados tienen que analizar escrupulosamente el ejercicio fiscal para el próximo año. “No podemos permitir que haya infantes o mujeres, sobre todo gente de la tercera edad, porque a veces su salud se deteriora”, añadió. En este tenor, señaló que aún cuando las áreas de seguridad pública, medio ambiente, desarrollo económico y otras, la de salud reviste especial atención, de ahí la importancia que el secretario de Salud, Roberto Ramos Alor, lo atienda y que no sea un asunto nada más heredado de administraciones anteriores, sino que es una responsabilidad actual, que se traduce en dolor y, en algunos de los casos, hasta en muerte. De entrada, consideró que la administración estatal actual deja mucho que desear en el manejo de las políticas en materia de salud, es notoria la baja calidad de los servicios que, aunque no son producto de esta administración sino de años de menosprecio y abandono, son hoy por hoy uno más de los talones de Aquiles de una pésima consideración respecto de la relación entre capacidades ejecutivas y lealtades políticas. “La crisis del dengue, los desabastos de medicamentos y los problemas de atención a la sociedad, refieren tan sólo que más allá de los pasados inmediatos, existe una evidente ineficiencia en el procesamiento de las respuestas que demanda una sociedad que padece de las autoridades, los pésimos servicios”, abundó. Admitió que en lo personal le consta el esfuerzo que realizan los médicos y de manera especial los que laboran en el Centro de Alta Especialidad (CAE) de esta capital, en donde hay un equipo médico muy profesional y capacitado, de ahí la importancia de que el Ejecutivo del Estado sepa que tiene un gran equipo, pero que tiene que dotarle de equipo e insumos, que deben considerarse para ser incluidos en el presupuesto de egresos del próximo año. “Ojalá y no ocupen el presupuesto en minucias, en cosas intrascendentes o que realmente ni se ocupan ni tienen productividad, la salud es importante, que a mi juicio, con la salud no se puede jugar”, añadió, al tiempo de reconocer que el titular de Salud hace su esfuerzo “pero no es suficiente, porque pareciera que no hay planificación, que no hay visión en perspectiva inmediata”, apuntó. Finalmente, consideró que es el momento en que se debe atender y si hubo corrupción de administraciones pasadas, las dependencias correspondientes deben atenderlo y no estar nada más en la parte declarativa, sino también en la parte productiva.