Hacer frente a la nueva variable


Por: José Efraín Caballero Sevilla


México se encuentra en stand by en la mayor parte de su actividad económica, lo cual le está generando una situación complicada para la salud financiera de las empresas, sin importar si son grandes o pequeñas, afectando al sector formal como al informal.
La principal carga corresponde, según señalan los empresarios; al pago de salarios, seguros médicos e impuestos; amén de los servicios contratados y rentas las cuales siguen vigentes y con el compromiso puntual de pago.
Según información oficial del Inegi, los servicios constituyen casi 64 por ciento del PIB, y a su vez las actividades secundarias que constituyen a la industria, representan el 28.5 por ciento.
Si la población se mantiene en su casa ante esta pandemia, las empresas y los comerciantes no obtienen una fuente de ingresos, y esto detiene toda la cadena del proceso productivo, ya que al no haber ventas se suspende también la producción industrial.
Antes del inicio de la crisis de salud y económica por el Covid – 19, el PIB nacional se mantuvo el año anterior creciendo de manera lenta, debido al cambio en el modelo económico federal y que estaba generando más que nada dudas en el sector empresarial, lo cual le redituó en criticas y una necesidad de ajuste para lograr un mayor crecimiento en el país.
La nueva variable, que llegó sin ser advertida, hunde a la economía de manera radical para el presente año, y posiblemente afectará a los próximos en cuanto a inversiones públicas y privadas, lo cual abre el debate sobre la necesidad de cambiar el plan de desarrollo de esta administración.
El sector político y empresarial, solicita dejar de lado de parte del gobierno federal, por lo menos alguno de sus proyectos insignia, ya sea el tren maya, apoyos a programas sociales o la construcción de la refinería de dos bocas.
Requieren una prórroga para el pago de impuestos, así como apoyo a las empresas. El presidente Andrés Manuel López Obrador ha optado por apoyar a las Pymes, y dejar que las grandes empresas mediante sus propios recursos traten de salir adelante ante esta contingencia.
El reciente anuncio que ha dado a conocer, es el otorgamiento de un millón de créditos a la palabra por 25 mil pesos a pequeñas y medianas empresas (Pymes).
Estos se suman a otro millón de apoyos que habrán de estarse otorgando en el mes de mayo, cabe señalar que son 5 millones de Pymes que se encuentran registradas en el censo para el Bienestar de la Secretaría de Bienestar.
La particularidad de este recurso, es que las empresas que sean seleccionadas tendrán que contar con ciertos requisitos a tomarse en cuenta, y es que no hayan despedido empleados, que no se les haya reducido su salario, además de que cuenten con su personal inscrito en el IMSS.
Cabe señalar, que a partir de esta problemática, existen voces que se pronuncian para la creación de un nuevo fondo por contingencia, además de un seguro de desempleo y apoyo a la actividad comercial, que le dé solución y liquidez en lo sucesivo, a lo que parece ser será el nuevo actor que influirá en el desarrollo o retroceso de las economías mundiales.
México ya cuenta con un Fondo de Estabilización por 150 mil millones de pesos, para regular la economía, además de reservas internacionales importantes.
Pero dada la nueva amenaza que llegó de manera inédita, se tendrán que encontrar medidas oportunas, para lograr hacerle frente a la nueva variable, como la pandemia; dando lugar a una alianza gobierno – sector privado, que blinde las economías tanto de las instituciones públicas como privadas, y los bolsillos de los ciudadanos.
Amigo lector tenga un excelente día, nos leemos la próxima.
Contacto: factorentredos@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here