Por: José Efraín Caballero Sevilla
La trama

De manera muy interesante y superando todas las expectativas, ha dado inicio el que podríamos definir primer capítulo, de cual si fuera una autentica novela, la que será la trama electoral del 2021. Dicha historia promete una gran cantidad de episodios inéditos, que serán proyectados en los medios electrónicos e impresos; durante los siguientes meses, haciendo gozar, reír y sufrir al respetable espectador.
El papel protagónico, se lo disputan varios personajes, por el momento quien se está llevando todos los reflectores, es el alto exfuncionario del Peñismo Emilio Lozoya Austin; acusado de delincuencia organizada, cohecho y operaciones con recursos de procedencia ilícita, quien tiene toda la atención sobre su persona al estar decidido a rebelar e implicar sobre actos de corrupción a gran parte de la clase política mexicana.
Recientemente fue intervenido en el Hospital Ángeles de la capital de la república, pero pudo sobreponerse a su afección y rápidamente reinició su colaboración con las autoridades de la Fiscalía General de la Republica, quienes lo mantienen en calidad de testigo colaborador, según diversas fuentes.
Lozoya Austin está buscando acogerse al criterio de oportunidad; esta figura jurídica, que nació con la reforma penal de 2008, lo estaría obligando a presentarse frente a quienes está acusando, de delitos más graves de los que se le imputan, rindiendo así sus testimonios como “testigo colaborador”.
De esta manera, no pisaría la cárcel, y busca beneficiar a sus familiares que están implicados en los presuntos desvíos millonarios, al involucrarles en transferencias ilegales cuando era Director de PEMEX. Esta situación es la que tiene con mucha preocupación a militantes de diversas fuerzas políticas, ya que presume contar con mucha información y evidencia que les compromete.
Sus aportes, tendrán importante repercusión rumbo a las elecciones del año entrante, ya que estaría dejando fuera por default a diversos políticos que pretenden darle continuidad a sus carreras, además del impacto negativo en la imagen de los partidos políticos, ante la pérdida de credibilidad ante la sociedad.
En ese contexto, el dirigente nacional del PRI, Alejandro Moreno Cárdenas, buscando reducir el daño al tricolor, afirmó que “los actos de corrupción son individuales y, quien los cometa, debe enfrentar todo el rigor de la ley”, por lo que enfatizó que no admitirán “la confusión de igualar la conducta de un individuo a la de una institución” además para rematar negó que Lozoya Austin haya militado en las filas de su partido. Dadas las circunstancias, se puede prever que el partido en otra época hegemónico, perderá todas las gubernaturas a disputarse el año entrante.
En la acera de en frente, Marco Cortez dirigente del PAN mencionó que las acusaciones de Lozoya, solo son dichos de un presunto criminal que podría acusar a los adversarios del gobierno federal, con tal de salvar su situación jurídica como indiciado. Lozoya mencionó que el ex Presidente Peña y Luis Videgaray sobornaron a panistas para apoyar las reformas estructurales.
La lluvia de acusaciones también ha salpicado al gobierno federal y a morena, con respecto a 52 millones de pesos que se destinaron a la compra de votos para la aprobación de la reforma energética, ya que según se menciona, un mandatario morenista habría recibido sobornos, y el caso Emilio Lozoya precipitó la salida de Javier Jiménez Espriú de la Secretará de Comunicaciones y Transportes, al tener vínculos con Odebrecht,
De esta manera, están dando inicio una serie de acusaciones, que en caso de aportar evidencia, pudieran judicializarse y moverán de manera importante las preferencias electorales, y lo que queda en suspenso es la respuesta de la oposición ante los escándalos que se aproximan.
Querido lector, tenga un excelente día nos leemos la próxima.
Contacto: factorentredos@hotmail.com