Por: José Efraín Caballero Sevilla
Cambio de formas en la nueva administración.
Con mucha expectativa de parte de la ciudadanía, ha dado inicio el periodo administrativo federal, encabezado por el Lic. Andrés Manuel López Obrador; que a solo 4 días de haber arrancado, está marcando un parte aguas en las formas de hacer gobierno y el fondo de las políticas públicas.
Algunos escenarios “sui generis” como el ritual donde se le concede el “bastón de mando” de los pueblos indígenas al nuevo Presidente, representa una amalgama entre el poder político y el sector poblacional históricamente olvidado dentro de los programas de desarrollo económico nacional.
Simbólicamente, es el sello distintivo de un gobierno que en sus propias palabras, dará preponderancia al pago de la deuda hacia las clases excluidas y que demandan bienestar, “por el bien de todos, primero los pobres”
Otra decisión al arranque del mismo, que va en la misma línea, es la apertura de la residencia oficial “Los Pinos” para convertirla en un inmueble dedicado a la cultura, que será el más grande del mundo, así de ese tamaño se constituyó la opulencia de la clase gobernante, que hoy en día contrasta con la política de austeridad que pretende quitar privilegios y gastos innecesarios en el ejercicio del poder público.
Y siguiendo el hilo conductor de la llamada “cuarta transformación”, la puesta en venta del avión presidencial “José Ma. Morelos y Pavón” que representó un gasto mayúsculo del presupuesto, ha partido de territorio nacional hacia California, con la intención de obtener ingresos que le den prioridad a otras necesidades, lo cual ya ha causado reacciones favorables en la opinión pública extranjera y nacional.
Si bien, estas acciones no son las únicas emprendidas por el actual gobierno, si son las de mayor impacto mediáticamente; por lo que vinieron a representar las anteriores formas de administrar los recursos financieros, donde el contraste de un “gobierno rico con un pueblo pobre” dieron fe de la apuesta ganadora sobre un cambio de régimen, y en el fondo un cambio en el sistema político – económico, del que es el llamado sistema neoliberal
Posterior a este impetuoso inicio sexenal, se esperan acciones en el rubro de bienestar social; que tienen que ver con el otorgamiento de apoyos económicos como becas para estudiantes, pensiones para adultos mayores, pagos de nominas para los debutantes en el área laboral.
En lo sucesivo, la ciudadanía ha otorgado el visto bueno para emprender el ordenamiento de la casa, nuestra casa México, que ante el desaseo en los recursos, pide el rendimiento de cuentas y dejar depuradas los saldos públicos de cara al sexenio que está en marcha.
Querido lector, tenga un excelente día.
Contacto: factorentredos@hotmail.com

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here