Por: José Efraín Caballero Sevilla
México y la doctrina estrada en el conflicto Venezolano.
Continúa inamovible, la postura del gobierno federal en cuanto al no pronunciamiento sobre un favorito en la situación política de Venezuela; donde existe controversia internacional sobre los apoyos a quienes dicen ostentar la presidencia de aquel país, por un lado el presidente electo en las urnas Nicolás Maduro Moros y por el otro el autoproclamado “presidente encargado”, el Joven político e Ingeniero Juan Gerardo Antonio Guaidó Márquez.
El político Juan Guaidó cuenta con el reconocimiento oficial por parte del Secretario General de la Organización de los Estados Americanos, el Parlamento Europeo, los gobiernos de Estados Unidos, Francia, Reino Unido y por otra media centena de gobiernos; pero a su vez es desconocido por los gobiernos de Rusia, China, Bolivia y Cuba entre otros, mientras que los gobiernos de México y Uruguay se mantienen neutros sin ningún favoritismo.
Esa postura del gobierno Mexicano, obedece a principios constitucionales de la no intervención, la autodeterminación de los pueblos, solución pacífica de controversias internacionales, igualdad jurídica de los Estados, respeto, protección y promoción de los derechos humanos y de lucha por la paz y la seguridad internacionales, esto se pueden encontrar en el Art. 89, fracción X de nuestra Constitución.
El gobierno Mexicano tiene como eje central de esta filosofía política, a la “Doctrina Estrada” que es el nombre del ideal de la Política Exterior de México desde 1930, en la que se manifiesta en contra de que los países decidan si un gobierno extranjero es legítimo o ilegítimo.
Es de destacar que México en su historia contemporánea, ha contado generalmente con una política exterior ejemplar en el marco internacional, la cual le ha redituado en un marco de cooperación académica, de capacitación y económica, además de acuerdos comerciales entre otros y dirigiéndose de manera respetuosa con el resto de las naciones.
Nuestra ubicación geográfica nos posiciona en una relación estrecha con los Estados Unidos, y prácticamente como interlocutores de este con Latinoamérica.
En el siglo XX ante su creciente economía emergente y la inestabilidad política en la región, México había consolidado el papel de liderazgo en América Latina, la cancillería Mexicana había jugado un papel importante como promotor de la defensa de las normas y la institucionalidad internacionales.
México históricamente se ha caracterizado como un país mediador en los conflictos internacionales y Latinoamericanos, hoy en día la política exterior de México es mayormente orientada a fines comerciales y de cooperación científica y tecnológica.
En la actualidad, dada la situación que prevalece en el conflicto Venezolano, el gobierno Mexicano ha evitado pronunciarse por alguna de las partes y desea mantenerse como mediador, por lo que ha formado el llamado “Mecanismo de Montevideo” siendo esta iniciativa impulsada por México y Uruguay para fomentar el diálogo; sumándose a esta iniciativa el Secretario General de la Comunidad del Caribe, Irwin La Rocque, que ha invitado a los actores a sumarse a este instrumento conciliador.
El Secretario de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard, expuso que este instrumento es un espacio para una diplomacia activa, propositiva y conciliadora.

Contacto: factorentredos@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here