Por: José Efraín Caballero Sevilla
Economía nacional sigue creciendo.
Después de 6 meses transcurridos del cambio en la administración federal; la economía Mexicana se mantiene fuerte y en un gran momento de tranquilidad, que por primera vez en este siglo se somete a la filosofía política de izquierda.
En nuestro país se había creado expectativa sobre los resultados que generaría este nuevo modelo económico; al corto plazo se han manejado ortodoxamente las reglas de los mercados, reflejado esto en cifras macro económicas sanas.
Un claro mensaje es la estabilidad del dólar, que al inicio de esta administración el 1° de diciembre del 2018 se cotizaba en $20.14, y en estos 6 meses posteriores, se encuentra en $19.13, estamos hablando de un peso menos que al inicio de la gestión del Presidente Andrés Manuel López Obrador.
Esta no ha sido una tarea fácil, ya que diversos factores internacionales han puesto en riesgo a nuestra economía, y para muestra el reciente intento de imponer tarifas arancelarias a nuestras exportaciones con el país vecino del norte, que hubiera puesto en problemas la estabilidad financiera local, y en menor grado su propia economía, tras el reciente acuerdo el dólar se desplomo 38 centavos.
En inversión extranjera solo en el primer trimestre del año, se obtuvo una captación de 10,000 millones de dólares en inversión extranjera, que representan un 7 por ciento más comparado con los 9,502 millones de dólares que se obtuvieron en 2018 al final de la administración de Enrique Peña Nieto.
Esta inversión extranjera directa se debió a 1,809 sociedades de capital extranjero, siendo estas en su mayoría nuevas inversiones, lo cual habla de la confianza que prevalece en este nuevo gobierno, pese a las proyecciones negativas que han lanzado algunas calificadoras.
Habría que señalar, que se anunciaban “tormentas financieras” por motivos de la cancelación de la reforma energética en la explotación de yacimientos de hidrocarburos, además del nuevo aeropuerto internacional y a su vez el combate al huachicol, y solo quedaron en simples malos augurios que no repercutieron en realidad en la economía ni en la inversión privada, como se refleja en las cifras oficiales.
Otro problema importante resuelto, es la supervisión de la Secretaria de Hacienda al IMSS, que le estará auditando sus cuentas para evitar sobre precios en los medicamentos como se ha denunciado de parte de la administración federal, López Obrador suspendió los contratos a tres de los principales proveedores, a quienes acusa de vender más del 70% de los medicamentos que compra el gobierno.
Con estas breves cifras, podemos ver que en las finanzas públicas existe una estabilidad y certidumbre sobre los destinos de los recursos y una política que protege y alienta la inversión privada; por lo que se puede asumir que la economía nacional proyecta un crecimiento; tanto que el Presidente ha asegurado que al terminar su sexenio, como lo marca en el Plan de Desarrollo Nacional (PND) 2018-2024, la economía crecerá al 4 por ciento.
Querido lector tenga un excelente dia.
Contacto: factorentredos@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here