Por: José Efraín Caballero Sevilla
México cambio de paradigma contra la migración.
El problema de la migración, sigue siendo un serio dolor de cabeza para el gobierno que obliga a este entre otras cosas, a asignar diversas partidas económicas para tratar de aminorar, el que es un problema ajeno de los ciudadanos de México.
Como un acto cívico y de cooperación internacional, México donó en apoyo a El Salvador a través de su presidente Nayib Bukele y como parte del plan integral de cooperación para la región, una aportación de 30 millones de dólares para ayudar a frenar el flujo de migrantes.
Esta aportación tiene como objetivo la creación de 20 mil puestos de trabajo para el país Centroamericano y de esta manera tratar de frenar un poco el flujo otorgándole oportunidades laborales en la región.
Otra de las acciones que han significado un desembolso, se dieron en la asignación de recursos para hospedaje, alimentación y hasta para traslados de los migrantes, de los diversos órdenes de gobierno apoyando a las caravanas.
Esto generó división en la opinión pública, por un lado un sector apoyó estas medidas de manera solidaria y otro sector pedía se aplicará la ley y se pusiera orden en el flujo de migrantes, ya que se dieron algunas situaciones en perjuicio del patrimonio de algunos ciudadanos y de desacato a la autoridad.
El recurso más innovador para tratar este problema nacional, y que también es de carácter internacional, es el despliegue de la recién creada Guardia Nacional, que cuenta con un importante número de agentes cubriendo la frontera sur y la frontera norte con 15 mil efectivos, con el fin de detener a los que estén en carácter de ilegales.
En Tamaulipas el sector empresarial está exigiendo un cerco que ayude a repatriar a los ilegales, al igual que en Nuevo León siendo la Federación de Cámaras de Comercio (FECANACO) quienes consideran acertada esta medida, conscientes de que es una medida polémica pero apegada a los derechos humanos y salvaguardando la actividad económica del estado.
El poder trabajar en México para los migrantes es un alivio, dada la situación que precedió a su éxodo; y habian recibido una buena acogida y ayuda de buena parte de la sociedad mexicana.
Para darnos una idea del tamaño del problema, cerca de 50 mil Guatemaltecos entre enero y junio de este año fueron deportados a México, y a su vez las autoridades Mexicanas hasta el 17 de junio habían deportaron 21,433 personas de regreso a sus respectivos países.
Según reciente sondeo de la Compañía encuestadora “Consulta Mitofsky” 7 de cada 10 ciudadanos Mexicanos están a favor deportación de los ciudadanos centroamericanos, así mismo reveló que la perspectiva del mexicano se ha vuelto en contra de los migrantes cuando la solidaridad que caracterizaba al país hasta hace unos meses se ha ido revirtiendo.
La sociedad y el gobierno de México, han cambiado el paradigma que prevalecía hace algunos meses, aunque han priorizado la ayuda humanitaria para los migrantes, se han distinguido por no criminalizarles, pero si está teniendo ya un cierto pedimento de legalidad, ante los acuerdos con el gobierno Estadunidense y la necesidad de reglamentar y aplicar la ley para seguridad de estos y de los nacionales.
Querido lector tenga un excelente fin de semana.
Contacto: factorentredos@hotmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here