FACTOR ENTRE DOS

Por: José Efraín Caballero Sevilla

El agua no disminuye ni aumenta en cantidad en el planeta, sino que circula en un ciclo natural ininterrumpido y es la misma que ha existido desde hace millones de años.

El desabasto de agua es un problema de carácter global, está presente en el país, al igual que en algunas poblaciones de Tamaulipas, contando con esfuerzos de las autoridades por darle solución.

Las políticas públicas tanto federales como locales, le han dado una gran importancia a la preservación de este recurso, preferentemente para el consumo humano.

Basta recordar que, recientemente, se dio la cancelación por mandato judicial, promovida por el gobierno federal, de la construcción de la planta cervecera Constellation Brands en Mexicali.

Se priorizó la protección del abastecimiento en las comunidades de esta región, para beneficio de los ciudadanos. La recomendación presidencial fue que este tipo de actividades, es mejor llevarlas al sur del país, ya que el agua es abundante en esta región.

En el Estado de Nuevo León, y de manera particular en la zona conurbada de Monterrey, existe igualmente una crisis de desabasto de agua, donde algunos particulares de manera inescrupulosa, con una gran falta de solidaridad ante este problema, han desviado los cauces naturales de agua, según denuncias del Gobernador Samuel García, exhibiendo a los propietarios de algunos ranchos que realizan estas malas prácticas.

Además de estos problemas, se detectó una toma clandestina de tres pozos de agua en el rastro municipal de Monterrey, lo que le valió ser clausurado por las autoridades.

En Tamaulipas, este fenómeno, causado por las condiciones climáticas actuales se da casi en la totalidad de la entidad. En municipios como Miquihuana, hasta el 50 por ciento de su población carece de este líquido, contando con una vieja red de distribución de hace 40 años.

La zona conurbada de Tampico, Madero y Altamira, vive problemas de corte al suministro, padeciendo cerca de 100 Colonias la afectación en este rubro.  

En Ciudad Victoria, la labor del Gobierno Municipal de Eduardo Gattás, puso en marcha el programa de tandas, para lograr llevar el agua potable a todos los rincones de la ciudad, además de darle constante mantenimiento a la red de agua de la capital.

Afortunadamente, esta temporada de estiaje esta por concluir, se recomienda seguir con las medidas que las autoridades han recomendado para cuidar los recursos acuíferos.

Le he de comentar amigo lector, que en el triunfo en las urnas del Dr. Américo Villarreal Anaya en la elección para la gubernatura tamaulipeca, los victorenses aportaron la mayor cantidad de votos hacia el médico, de acuerdo a su número de electores.

Esta coadyuvancia, donde sin duda la alta aceptación que goza el Alcalde Eduardo Gattás, se vio reflejado en las urnas por el mismo proyecto partidario, ya lo dice el primer morenista del país: Amor con amor se paga.

La sociedad tamaulipeca ha hablado otorgándole su respaldo al proyecto morena. Es deseable que se deje de perseguir al Alcalde capitalino Eduardo Gattás, así como a diversos actores políticos que representan a la izquierda; la política es el arte de llegar a acuerdos y que reine la civilidad. 

Amigo lector tenga un excelente día, nos leemos la próxima.

Contacto: factorentredos@hotmail.com