Por: Isaac MOLINA ZAPATA/Parte I

 

Al parecer de nada han servido los diversos señalamientos que algunos colegas han externado en sus diferentes espacios informativos. Desde hace ya más de tres meses (o tal vez más), ha sido una constante la continua publicación de una serie de irregularidades que vienen cometiendo inspectores de la Comisión Estatal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COEPRIS) en Altamira; y lejos de investigar al menos para salir de dudas, el comisionado estatal José Isauro Flores Rivera, hace oídos sordos, olvidándose que su labor precisamente es supervisar a sus subalternos.

A Flores Rivera se le olvida también que es un servidor público, y como tal, debe velar por el buen funcionamiento de la dependencia que encabeza; a menos que tenga otra percepción de las cosas, y piense que por ser allegado o amigo de quienes mandan en el Estado, eso le da derecho a ignorar las denuncias que comerciantes de Altamira realizan a través de los medios de comunicación.

A continuación pequeños fragmentos de algunas publicaciones que se han dado a conocer en diferentes fechas.

“Comerciantes de los mercados rodantes en el municipio de Altamira, Tamaulipas se vienen quejando de las extorsiones que reciben por parte de inspectores en la Coordinación que encabeza el Lic. Marco Vinicio Gutiérrez; que a decir de los quejosos denuncian que las extorsiones van desde los 3 mil hasta los 18 mil pesos, externando los inspectores que el dinero que ellos solicitan por no clausurar sus changarros es para el coordinador de la COEPRIS en Altamira, Tamaulipas.

“Denuncian los ofendidos que sus negocios son muy pequeños para soportar tal carga económica, quienes reconocen que efectivamente tienen que recurrir a la venta de cigarrillos al detalle, pero que la situación económica para ellos en este momento es muy difícil por lo que se ven en la necesidad de violar la ley, oportunidad que aprovechan los inspectores de dicha Coordinación para sorprenderlos de esa manera pidiendo esas cantidades onerosas que ellos no pueden pagar; por lo que hacen un llamado al Comisionado estatal José Flores Rivera para que tome cartas en dicha situación.

“Otros que se quejan de dicha situación son los locatarios de la Central de Abastos quienes han denunciado las extorsiones que vienen sufriendo por parte de dichos inspectores quienes con amenazas de cerrar sus negocios, afirman que la intolerancia de estos malos funcionarios de la COEPRIS Altamira ya rebasó sus límites y que se sienten agraviados por esta actitud que raya en la corrupción.  Mencionan que el dinero que piden para evitar clausura es para su jefe Marco Vinicio Gutiérrez.

“Igualmente los quejosos denuncian que las extorsiones van desde los 3 mil hasta los 18 mil pesos, externando los inspectores que el dinero que ellos solicitan por no clausurar sus changarros es para el coordinador de la COEPRIS en Altamira, Tamaulipas.

“Lo peor del caso es que habría que ver si el comisionado estatal de COEPRIS José Isauro Flores  Rivera, también recibe un buen ‘moche’ de este dinero que diariamente recaudan los inspectores de la dependencia en Altamira. De ser así, el funcionario estatal estaría decepcionando al gobernador del Estado Egidio Torre Cantú, quien depositó en él la confianza de dejar en sus manos un área tan delicada y que tiene que ver con la protección sanitaria de las familias tamaulipecas”. Tomado de LA RED.

“Déjenme contarles amigos lectores, que una situación muy específica se vive con los oferentes de los mercados sobre ruedas que se instalan en diversas colonias de la urbe industrial, ya que señalan a los inspectores de COEPRIS como gente que busca aprovecharse de su función y sacar jugosas tajadas que van de los 3 mil a los 18 mil pesos. Estas ‘dádivas’, que no son más que intentos de extorsión por parte de los inspectores ya se ha puesto en conocimiento de las autoridades de COEPRIS Altamira por parte de los oferentes, pero hasta el momento se han topado con oídos sordos por parte del titular del área, MARCO VINICIO GUTIERREZ, quien incluso pudiera estar solapando estos actos que pueden ser como delictivos, esto de acuerdo a la ley.

“Los comerciantes aseguran que los inspectores de COEPRIS Altamira, llegan de manera amenazante buscando el mínimo pretexto para señalarles que les clausurarán sus micronegocios… Aunque al mismo tiempo buscan la oportunidad de negociar al solicitar a los oferentes hasta 18 mil pesos para no cerrarles sus ‘changarritos’. Dijeron desconocer si de estos actos se encuentra enterado JOSE ISAURO FLORES RIVERA, Coordinador Estatal del COEPRIS, a quien le hacen un llamado para que tomen cartas en el asunto, ya que el titular en Altamira, MARCO VINICIO GUTIERREZ, se está haciendo de la vista gorda, ya que no está al pendiente de lo que hace su gente o simplemente también le toca su buena tajada.

“De ser así… pues vaya manera de responder a la confianza que depositó en MARCO VINICIO CASTILLO, su jefe inmediato, JOSE ISAURO FLORES RIVERA y el propio gobernador de Tamaulipas, EGIDIO TORRE CANTÚ, ya que ésta es un área muy delicada al estar directamente involucrada con la salud de la población. Este es el tipo de funcionarios o servidores públicos que se deben hacer a un lado y no permitir que sigan engrosándose los bolsillos con recursos provenientes de verdaderos trabajadores, quienes con esfuerzos buscan salir adelante junto con sus familias”. Tomado de la columna Factos Conurbados, de Omar Lara Martínez.

Por lo anterior, tal pareciera que desde la llegada del nuevo coordinador a COEPRIS Altamira ha florecido la corrupción en dicha dependencia. Lo peor sería que el mismo comisionado estatal José Isauro Flores Rivera esté involucrado en eso que los comerciantes afectados llaman los “moches”, por los que -aseguran-, recaudan miles y miles de pesos.

Como siempre la mejor opinión es la de usted, amable lector. Hasta la próxima.

Gráfico1

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here