*Mueren quemados más de 70 que robaban gasolina de un ducto.

Considerada como una de las peores desgracias ocurridas en México, más de 70 habitantes de un remoto poblado de Hidalgo encontraron espantosa muerte al ser calcinados por un incendio ocasionado por una toma clandestina en el ducto Tuxpan-Tula, en el kilómetro 226 dentro de los límites del poblado de Tlahuelilpan, Hidalgo.
Las víctimas «ordeñaban» gasolina en improvisados recipientes cuando se produjo el siniestro, sufriendo horribles quemaduras docenas de personas, incluyendo mujeres y niños.
La noticia estremeció al país y el extranjero por la magnitud del incendio cuyas llamas ardieron durante varias horas la noche del pasado viernes 18 de Enero.
En conferencia de prensa acompañado del Presidente Andrés Manuel López Obrador e integrantes de su gabinete, el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad calificó el hecho como una tragedia, aunque aclaró que el Ejército no pudo contener a las personas que se arremolinaron en torno al ducto para llevarse combustible.
El Presidente Andrés Manuel López Obrador visitó el lugar cerca de la medianoche para conocer de cerca la magnitud de esta tragedia, señalando en breve entrevista en Tlahuelilpan, a un costado de la carretera Tlaxcoapan-Teltipan-Tlahuelilpan, que lleva hacia la refinería de Tula, que se mantiene el combate contra el robo de gasolina, aunque la prioridad es atender a todos los lesionados y ayudar a sus familias.
Decenas de heridos son atendidos en hospitales dentro y fuera de Hidalgo, y en la capital de la república, entre ellos Magdalena de las Salinas, Huichapan, de las Américas, el Sur de Alta especialidad, el de Tulancingo, de Pemex y del IMSS de Tula, y los generales de Actopan y de Zumpango, entre otros.
En los videos que circulan profusamente en las redes sociales se escuchan los gestos y gritos de dolor de decenas de personas clamando por auxilio, mientras corrían envueltos en llamas.
La cifra de víctimas aún podría crecer al entrar a la zona siniestrada cuerpos de seguridad, pues se habla de un considerable número de desaparecidos, en tanto que muchos de los muertos no pueden ser identificados pues quedaron totalmente carbonizados.
A pesar de la soldados y policías en el sitio de la tragedia, no se pudo evitar que cientos de personas acudieran a recoger la gasolina directamente del chorro que brotaba de la línea perforada, ya que los saqueadores superaban a los militares

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here