• Privilegia el subsidio al consumo en la gran mayoría de sus componentes: Gómez Garay.

Xalapa, Ver.- El presupuesto de Egresos de la Federación para el 2021 para el campo nacional contempla un incremento marginal de 3.6%, lo cual es insuficiente para revertir la caída del mismo, que se ha mantenido en los últimos años, privilegiando el subsidio al consumo en la gran mayoría de sus componentes.

Esto lo dio a conocer Luis Gómez Garay, secretario general del Comité Ejecutivo Nacional de la Unión General Obrera Campesina Popular (UGOCP), quien dijo que el actual gobierno federal “mantiene la tendencia de suprimir la inversión para el desarrollo productivo del sector rural en general y del sector social del campo en particular». En conferencia de prensa, en donde estuvo acompañado por dirigentes agrarios de organización afiliadas al Movimiento El Campo es de Todos, el dirigente nacional ugocepista consideró como una total injusticia la transferencia de subsidios al consumo de la población rural, tras largos años de compactación de los ingresos rurales que han generado marginación y pobreza en el campo. En ese tenor, señaló que la integración de los productores al desarrollo nacional implica un combate frontal a la pobreza, mediante el fortalecimiento y desarrollo de la capacidad productiva de las regiones, el desarrollo de infraestructura productiva y de integración productiva y de integración de valor a la producción agropecuaria, la modernización de los modos de producción, la transferencia de tecnología y asistencia técnica a los productores rurales, el fortalecimiento de los instrumentos de financiamiento a la producción y de los servicios a la producción agropecuaria, nada de lo cual se refleja en la política pública hacia el campo el gobierno federal. Por el contrario, indicó se nota una clara tendencia a desmantelar su capacidad productiva y sustituir la producción agropecuaria por la dependencia de la población rural a las dádivas sociales. “Esto es cada vez más claro en el presupuesto público de la federación 2021, lo que puede estar generando procesos de regresión productiva en las diferentes ramas de la producción que sostienen la economía rural. El incremento a las importaciones de granos básicos en un 8% derivado de la reducción de la producción en productos como maíz, frijol y arroz son un síntoma que nos preocupa frente al compromiso frente al compromiso de fortalecer nuestra soberanía alimentaria, añadió. Expresó que en este contexto, dentro del presupuesto se contempla la desaparición del componente financiero, es decir, aquel que da cobertura al financiamiento crediticio para el campo que para el 2021 se plantea en ceros. Asimismo, programas como Crédito Ganadero a la Palabra, el Programa de Fomento Ganadero, el de Trazabilidad Individual Ganadera, Fomento a la Ganadería, Normalización de la Calidad de Productos Pecuarios y Repoblamiento de ganado infectado con Tuberculosis Bovina, desaparecen de la propuesta de financiamiento al campo. Asimismo, se cancela recursos a los programas de apicultura, así como los Fondos de Contingencia para el sector avícola y porcícola, los Proyectos Estratégicos con Valor Agregado, los de Desarrollo Rural y los programas de Vinculación Productiva. También, desaparecen los programas de Apoyo a Estrategias para las cadenas Productivas, Sustentabilidad Pecuaria y los de Financiamiento y Aseguramiento del sector rural; de la misma manera, se mantienen sin recursos desde el 2020 los programas de concurrencia con las entidades federativas que permiten articular las iniciativas de los gobiernos estatales en materia de producción agropecuaria. Finalmente, los dirigentes agrarios pidieron corregir el rumbo, “más allá de descalificaciones e incertidumbre, es tiempo de poner al frente el compromiso por México, la unidad de acción frente a los grandes desafíos deberán ser el camino para construir el camino del renacimiento del campo, de nuestras comunidades, de nuestra patria”.