Por Helí Herrera Hernández.

         El PRI y el PAN viven los peores momentos de credibilidad social, desde que se fundaron.

         Los resultados electorales de las ultimas elecciones así lo confirman: van de mas a menos, y ello ha provocado discrepancias entre sus dirigencias nacionales y estatales, que rebasaron el ámbito interno, para llevarlas a lo publico.

         Ya no nos sorprende encontrarnos en programas de radio, televisión y en las redes sociales, a la alta burocracia del partido revolucionario institucional acusándose de corrupción, traición, abandono de principios entre muchas otras, exigiéndole a su máximo líder su dimisión inmediata, y éste mandándolos al carajo.

         Lo mismo esta sucediendo en Acción Nacional, donde varios exdirigentes nacionales cuestionan al actual su actuar, responsabilizándolo del divorcio que permea entre la sociedad y ellos, que los han ido alejando de infinidad de cargos de elección popular.

         MITOFSKY recién acaba de publicar una encuesta nacional que realizo del 10 al 14 de junio a nivel nacional, donde da a conocer el descenso de estos dos institutos políticos, alejado el PRI de aquellos carros completos del siglo pasado que lo llevaban alcanzar porcentajes de simpatía superiores al 45 %, mientras que el PAN solo recuerda los porcentajes que obtuvo a partir del 2000 cuando gana las elecciones con Vicente Fox, década donde llego su cénit hasta rebasar el 40 por ciento de apoyo popular.

         Hoy, dicha empresa encuestadora revela que el partido fundado por Plutarco Elías Calles en 1929, solo 11.3% de los mexicanos votaría por ellos en las elecciones federales del 2024, mientras que el fundado por Manuel Gómez Morín en 1939, en el banco de Londres y México, para combatir el programa revolucionario de Lázaro Cárdenas (plan sexenal), alcanzaría un 13.2 por ciento.

         En pocas palabras y a buen entendedor: se están derrumbando.

         Como se están desintegrando también el PRD, el VERDE y el Partido del Trabajo, a quienes las mediciones de MITOFSKY auguran que perderán el registro nacional, dado que el PT solo recibirá un 1.1 por ciento de apoyo popular, el VERDE 1.2 por ciento, y el Partido de la Revolución Democrática alcanzaría un 2.1%.

         Los tres perderían su registro como partido político nacional en las elecciones presidenciales de 2024, según esta empresa encuestadora, quedando en el escenario nacional, en consecuencia, solo 4 partidos políticos: el PAN, PRI, MORENA, y MOVIMIENTO CIUDADANO.

         Su desvinculación con las causas que la sociedad añora, y el alejamiento a sus doctrinas originarias, ha sido el factor que los ha llevado a todos estos institutos políticos alejarse de la simpatía y el voto popular, principalmente el PRI-AN, que tuvieron bastantes oportunidades al detentar el poder público federal, y haber fracasado en las promesas que le hicieron a la sociedad de conducirla a estadios de bienestar.

         Por lo que se refiere al PT-Verde y PRD simplemente estarían pagando el precio de haber orbitado en torno al PRI y/o el PAN siempre, en razón de los intereses personales de sus liderazgos nacionales, y nunca lucharon por las demandas de las grandes masas. En el 2024 la sociedad les cobrara la factura y desaparecerían del escenario político.

         Cierra la encuesta de MITOFSKY con números positivos para MORENA y MOVIMIENTO CIUDADANO, donde éste último con Luis Donaldo Colosio podría ganar la presidencia de la república, inclusive.