Por Agustin Peña Cruz

Altamira, Tamps.- Para el Coordinador Médico de la Clínica DIF Altamira, zona centro  Juan Antonio Inglés Clemente, la urbe industrial no tiene registrado algún caso sospechoso sobre hepatitis infantil pero exhorta a las padres de familia que estén al pendiente de las sintomatologías en cuestión medica que presenten los infantes, ya que esta enfermedad puede ser tratada a tiempo.

Ingles Clemente precisó que “hasta el momento no hay sintomatologías de hepatitis infantil en Altamira, que tengamos conocimiento no, en lo que respecta a la clínica por que en el Centro de Salud y Jurisdicción se maneja diferente”.

Aclaro que en la clínica tienen a un pediatra y en determinado momento se le checa al niño que llega con sintomatología que por lo regular son con cuadros gripales, pero de acuerdo a que dice la mamá porque es ella quien expresa si ha tenido fiebre, nausea, vomito o diarrea. 

“Es cuando tenemos que hacer diferencia, se pasa con el médico, se hace una valoración físico-clínica completa; uno de los síntomas principales son los ojos amarillos. Se le pregunta a la mamá ¿Cómo orina?, tiene que ser una orina oscura completamente o en el excrementó directamente”, acotó.

Al Coordinador Médico se le pregunta que si la ¿Hepatitis infantil es muy raro que suceda en su experiencia como medico y si sucede, se debe a que… a los malos hábitos o cuestiones biológicas? -responde- “Es completamente viral, anda en el medio ambiente y en niños, por la experiencia que tengo como médico, no lo había visto en adultos es muy común, pero en niños no”.

¿Es controlable, la hepatitis?; -se le replica nuevamente a lo que responde- “Si se detecta a tiempo si, definitivamente primero es la sintomatología, luego examen de laboratorio y detectar posible funcionamiento hepático y general de orina, esto es cuando sospecha por sintomatología”.

De acuerdo con Ingles, el rango en términos médicos infantil corresponde de los 5 años a los 12 pero puede ser antes, “aunque hasta el momento no hay confirmación ni sospechoso de hepatitis infantil”, enfatizó.

DATOS RELEVANTES

El 15 de abril de 2022, la Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una alerta sobre casos de hepatitis aguda grave de causa desconocida en niños en el Reino Unido. Desde entonces, se han notificado más casos. 

De acuerdo a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), sobre la hepatitis y los casos agudos graves en niños reportados en varios países. Así como también existen muchas dudas al respecto; las cuales se muestra un listado de posibles interrogantes al respecto.

¿Qué es la hepatitis aguda? 

La hepatitis es una inflamación del hígado. Hay diferentes etologías – es decir, causas – que llevan a esa inflamación, como una infección o una intoxicación por medicamentos o sustancias. Los agentes infecciosos más frecuentes son los virus responsables por las hepatitis A, B, C, D y E. 

Cuando la inflamación ocurre de manera rápida y abrupta, hablamos de una hepatitis aguda. En algunos casos, como en las hepatitis B, C y D, la infección puede tornarse crónica.

¿Por qué el brote de hepatitis en niños es considerado inusual? ¿Se trata de un nuevo adenovirus? 

Es un evento de interés que está bajo investigación de la OMS. Hasta el momento, pruebas de laboratorio excluyen que sean casos de hepatitis virales conocidas. En muchos casos, se constató una infección por adenovirus en los niños y el vínculo entre estos dos se investiga como una de las hipótesis sobre las causas subyacentes. 

El adenovirus es un virus común que puede causar síntomas respiratorios o vómito y diarrea. En general, la infección tiene una duración limitada y no evoluciona a cuadros preocupantes, aunque se han registrado casos raros de infecciones graves por adenovirus que han causado hepatitis en pacientes inmunocomprometidos o personas sometidas a trasplantes. Sin embargo, estos niños no responden a esta descripción, pues previamente estaban saludables.

¿Cuántos países han notificado casos confirmados o sospechosos de hepatitis en niños no relacionados con la infección por los virus de la hepatitis A, B, C, D o E? 

No hablamos de casos confirmados porque actualmente la causa especifica es desconocida y bajo investigación. Los casos reportados se refieren a niños con una hepatitis aguda grave donde no se identificaron las hepatitis A, B, C, D o E. 

Con esta definición, hasta el 3 de mayo de 2022 se han reportado más de 200 casos en 20 países. La mayoría se encuentra en el Reino Unido, que fue el primer país en reportar la ocurrencia de casos a la OMS. 

En las Américas, se reportaron casos en los Estados Unidos, y los países de la Región están orientados a monitorear la situación. Por el momento, la OPS está informando a los países sobre criterios y definiciones para el monitoreo. 

¿Cómo evalúa la OPS la situación? 

Aún hay pocos datos para definir si hay un brote o epidemia en la región, y por ahora el riesgo mundial es considerado bajo. Y como tampoco hay certeza sobre el origen, existe la posibilidad de que estemos identificando una situación que previamente pasó desapercibida porque los casos eran muy pocos. 

¿Podría el brote estar vinculado a la COVID-19 o a las vacunas contra dicha enfermedad? 

Con base en la información actual, la mayoría de los niños afectados no recibió la vacuna contra la COVID-19 y por ahora se descarta que los casos estén relacionados con la vacunación. 

En algunos casos se detectó la presencia del virus SARS-CoV-2, pero esta es una línea de investigación además de otras, como la del adenovirus. 

¿Cuáles son los síntomas? ¿Hay tratamiento? 

La hepatitis aguda tiene diferentes síntomas: gastrointestinales, como diarrea o vómito, fiebre y dolor muscular, pero lo más característico es la ictericia — una coloración amarilla de la piel y los ojos.  

El tratamiento busca aliviar los síntomas, y manejar y estabilizar al paciente si el caso es grave. Estas recomendaciones se podrán ajustar cuando se determine el origen.  

¿Qué pueden hacer los padres para proteger a sus hijos? 

Lo principal es estar atento a los síntomas, como diarrea o vómito, y principalmente si hay señales de ictericia, que es la coloración amarilla de los ojos y la piel, se debe buscar prontamente atención médica. 

Para la prevención, recomendamos tomar medidas básicas de higiene como lavarse las manos, cubrirse a toser o estornudar, todo lo cual sirve también para prevenir la transmisión del adenovirus. 

¿Qué medidas recomienda la OPS a las autoridades de salud nacionales para evitar la propagación de la enfermedad? 

En este momento, la recomendación es mantenerse informados y monitorear la situación. El origen de los casos aún está en estudio y la OPS seguirá con el apoyo técnico a los países para generar y diseminar información durante el curso de la investigación.