*El abogado laboral Juan Carlos Ley Fong opina que será buena esa forma de trabajo pues los juicios serán cortos y procurando primero solucionarlos mediante la conciliación.
Por: María de Jesús Cortez
Tampico, Tam.- Mientras que en ocho entidades federativas las Juntas de Conciliación y Arbitraje han comenzado a operar con el nuevo Sistema de Justicia Laboral, en Tamaulipas será hasta el 2022 que cambie la forma de trabajo, lo que los profesionales del ramo ven como una expectativa buena en la que le apuestan a que los juicios laborales se resuelvan mediante la conciliación y en el corto plazo.Juan Carlos Ley Fong, abogado laboralista, declaró que sin embargo, en esta entidad tamaulipeca a ellos la pandemia los obligó a solucionar los conflictos mediante el diálogo y sin necesidad de llegar ante la autoridad, lo que les demuestra que sí pueden solucionarse los casos mediante la vía pacífica y sin necesidad de llegar a un juicio.»Establecido en la Constitución, en el artículo 123, apartado «A» desde el 24 de febrero de 2017 y complementado con la reforma laboral del 1 de mayo de 2019, a Tamaulipas le corresponde la tercera etapa junto con la Ciudad de México y empezaría el 1 mayo de 2022″, refirió el litigante.Dentro de este nuevo sistema las autoridades dejarían de recibir demandas en las Juntas de Conciliación y Arbitraje actuales para dar paso a los nuevos juzgados laborales pues no se puede cambiar el procedimiento de una autoridad otra pasándose los expedientes.En Tamaulipas, de hecho, el gobierno del Estado desde julio de 2019 creó un organismo interinstitucional para ir preparando esa transición en donde participa la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, las Juntas de Conciliación de Tampico y Ciudad Victoria y el poder judicial del estado de Tamaulipas. «La expectativa es muy buena, están apostando a que los juicios laborales se resuelvan mediante la conciliación, primero van a tener que acudir a una instancia prejudicial que será el Centro Local de Conciliación, agotar primero esa etapa y si no se puede -por el motivo que sea- expedirán una constancia y con eso acuden al juzgado laboral», detalló.La idea es que la gran mayoría de los juicios laborales no tarden más de 5 ó 6 meses y que no se queden «atorados» como ha sucedido con las Juntas de Conciliación y Arbitraje. Para ello ello, el conciliador deberá ser un profesional, que sepa del derecho del Trabajo para que pueda invitar a las partes a llegar a un arreglo y sobre todo se requiere de la disposición de las partes: trabajadores-patrones y de sus asesores jurídicos que son los abogados.Por último, Ley Fong comentó que dada su experiencia personal, durante la pandemia que inició el 16 de marzo de 2020 y debido a que se cerraron los juzgados del Estado, los federales y las Juntas de Conciliación y arbitraje tanto estatales como federales en todo el territorio del estado se obligó a que buscaran otros medios de solución a los conflictos y la mejor manera de hacerlo fue mediante la conciliación y a veces lo hicieron sin intervención de las autoridades a grado tal que muchas de las problemáticas que surgieron derivadas de la pandemia no trascendieron a juicio derivado de la buena disposición a conciliar.