Molina Palacios y el PRI

* Anilú, vicecoordinadora

Por Iván Calderón

Los priistas veracruzanos (o lo que quede de ellos) deben de recobrar de una buena vez por todas la serenidad para analizar cada uno de los escenarios previstos, aceptando sus errores e iniciando acciones inmediatas para corregirlos.

Si no pasa así, los tricolores corren verdadero el peligro de fraccionarse cada vez más y en vez de levantarse construyendo una fuerte oposición, estarán más que perdidos, pelados, sin oportunidad de retorno.

Y es que indudablemente lo que más se debe de cuidar dentro de un instituto político es su unidad, y en el PRI veracruzano esto ya viene siendo cosa muerta.

La guerra de declaraciones, las pugnas internas y los arrebatos de unos cuantos están desorientando a los sectores y organizaciones del tricolor, quienes sin definir sus estatus están vueltos locos.

Con una urgente necesidad de renovar la dirigencia estatal a cargo de Américo Zúñiga, el nombre de Juan Carlos Molina Palacios empieza a manejarse con gran fuerza, colocándose con amplias posibilidades de ser este personaje quien tome las riendas de un moribundo partido apostando por su reconstrucción.

El todavía líder de la CNC antes que todo debe de serenar los ánimos entre todos los grupos irritados y ser el factor unificador entre las corrientes internas, para luego construir una verdadera oposición que haga frente a las ocurrencias que seguramente vendrán con Cuitláhuac García, eliminando de tajo toda sospecha del “PRIMOR”.

Molina a ciencia cierta obtendría el respaldo de la militancia y con un estilo muy particular puede ser quién le apueste a esta necesaria recomposición donde los liderazgos tendrán que venir acompañados de la fuerza ciudadana, de los jóvenes, de los seccionales quienes aún tiene fe en el milagro priista.

Y es que la renovación del PRI tiene que ser frontal y total.

La neta.

Y con lo anterior, los mismos de siempre, pero sobre todo las rémoras deben de ser extraídas para darles paso a personas que busquen la oportunidad de hacer historia en partido lastimado por sus propios dirigentes poniéndole rumbo a este barco que sigue a la deriva.

En fin, ya veremos si el nombre de Juan Carlos Molina si pega o no, ya que de igual modo alzó la mano la dirigente juvenil Damara Gómez que también puede ser opción ya sea en la titularidad o en la Secretaría General, pero esa, ya es otra historia.

Esperemos a ver qué pasa y si sale otro valiente que le apueste a esta evolución, pero por favor, que no sea Jorge Moreno Salinas.

POR CIERTO, y ya que hablamos de priistas, destaca la noticia que en el marco de la Reunión Plenaria de Legisladores Electos del PRI en la Ciudad de México, la veracruzana Anilú Ingram fue nombrada como próxima vicecoordinadora de la bancada tricolor en San Lázaro.

De esta manera y aun con la supremacía que el Movimiento de Regeneración Nacional mantendrá en la cámara de diputados, la jarocha seguramente realizará un excelente papel coadyuvando en el diseño e implementación de estrategias legislativas, logrando que la entidad mantenga presencia en la toma de decisiones en la fracción del PRI, haciendo contrapesos y logrando futuros beneficios a través de las gestiones que se realicen ahora como oposición.

@IvanKalderon

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here