El gobierno estatal los está obligando a cerrar sus negocios pese a que están al borde de la quiebra; dicen que tres mil familias dependen de ellos y si cierran los obligarían a robar
María de Jesús Cortez
Tampico, Tam.-
Más de mil comerciantes de giros no esenciales que tienen la instrucción de cerrar ante la pandemia por el Covid-19, se manifestaron este miércoles de nueva cuenta afuera de la presidencia municipal pues tres mil familias dependen de ellos y aseguran que si vuelven a cerrar irán a la quiebra pues los pagos de servicios y renta no se detienen. Pide que los dejen trabajar y no los obliguen a robar.Reunidos en las oficinas de Morena, (Movimiento de Regeneración Nacional) un grupo de comerciantes de los afectados se dirigieron al regidor extraído de ese partido Víctor Peñaloza para pedir sea intermediario en esta situación que los tiene al borde de la quiebra.Se quejaron de que el gobierno sí permite que trabajen las grandes cadenas comerciales, mismas que generan aglomeraciones y venden los mismos artículos que ellos.Entregaron al regidor un documento que va dirigido al presidente de la República Andrés Manuel López Obrador y en el cual exigen el no cierre de negocios considerados por las autoridades como no esenciales.En la misiva, los comerciantes dicen que pese a los cierres de los micro y medianos comercios, tienen que seguir pagando sueldos, IMSS, impuestos federales, estatales y municipales, además de energía eléctrica, agua, servicios de Internet y telefonía.Indica el documento que el comercio de ese sector no está preparado para soportar estos embates, pues desde hace tres meses no tienen ventas sostenidas, “otro cierre nos llevaría a la quiebra”.Además del quiebre de empresas, se genera la desestabilización económica, desempleo, pobreza, falta de alimentación, de servicios de salud e inseguridad que conlleva a los robos, violencia, suicidios, asesinatos, “y todo estos será muy difícil de controlar”.Por tal efecto, los comerciantes solicitaron los siguientes puntos: evitar el cierre de negocios del pequeño y mediano comerciante, reclasificar los giros de negocios como de bajo riesgo, “así como se clasificó a los depósitos de cerveza, las agencias de autos, inmobiliarias, las casas de empeño y los bancos”.Asimismo exigen la condonación de impuestos federales, estatales y municipales, así como la condonación del recibo de la Comapa, de CFE, impuesto al predial y apoyo económico para el pago de renta de los locales comerciales.Los comerciantes señalan que están siguiendo las normas sanitarias por lo que no se les hace justo que llegue COEPRIS y los obligue a cerrar.Y es que señalan que en sus accesos, tienen los tapetes que les pidió la autoridad sanitaria, así como gel y la pistola para medir la temperatura corporal, gasto que hicieron y que ahora no tienen cómo solventarlo ante los cierres masivos de estos comercios.Por último los comerciantes externaron que sólo pretenden trabajar para sacar a sus familias adelante y esperan que las autoridades los comprendan sobre esa necesidad.