Por: Isaac MOLINA ZAPATA.

Algunos concesionarios de los mercados municipales de Tampico, hablan de que son más de mil comerciantes los que laboran en esos centros de abasto; otros dicen que son menos, pero aquí lo más importante es que la gran mayoría de ellos están en contra de que las autoridades encabezadas por Gustavo Torres Salinas, los derrumben para edificar unos nuevos.

Lamentablemente para ellos, el alcalde de Tampico desestima la postura del noventa por ciento de comerciantes, que están en contra de dicha obra.

Diferentes voces en diversas ocasiones han vertido su opinión, y efectivamente la mayor parte de locatarios se oponen a la demolición de los mismos. Entonces, por qué tanta insistencia del presidente de Tampico, de llevar a cabo (a chaleco) una obra que casi nadie desea.

Pero hay que explicar cuáles son algunos de los motivos por los que los concesionarios están en contra de este proyecto, que podría ser de beneficio en un futuro. Para ello citamos a continuación declaraciones textuales de algunos líderes de opinión de esos centros de abasto.

La señora Martha de la Cruz, de la Unión de Locatarios de Tampico señaló: “la mayoría de locatarios estamos en contra (del proyecto del mercado), por el momento no vamos hablar de restauración ni de mercado nuevo, porque este ayuntamiento no tiene credibilidad, no tiene dinero”.

“Nosotros queremos que deje de amedrentarnos, que dejen de hacer el trabajo en las bodegas, porque es dinero de todos los ciudadanos que se está invirtiendo en un trabajo que no se va a usar, porque los locatarios no nos vamos a salir del mercado”.

Mientras que Teresa Pérez afirma que: “yo tengo cinco empleados entonces los voy a desocupar; échele por cada puesto que tenga dos empleados son mil y feria de puestos, cuántas personas se van a quedar sin trabajo”.

“Además, yo acabo de pasar por cáncer, estoy en tratamiento, yo de aquí estoy sacando para mis tratamientos, él no lo sabe verdad y quién me va a dar a mí, yo soy viuda, quién va a darme el dinero para hacerme mi tratamiento; en vez de que nos ayude nos está perjudicando. Mire los locatarios no queremos demolición, queremos restauración pabellón por pabellón y punto”.

Por su parte Alberto Chi Méndez, presidente de la Unión de Locatarios del Mercado Municipal destacó: “nosotros hemos metido papeles desde administraciones anteriores con nuestro registro de asociación civil, donde le damos la legalidad a la organización ante el ayuntamiento, si el ayuntamiento quiere tratar con pseudoagrupaciones pues es otra historia. Pero estamos en contra de la demolición”.

Como se recordará, el pasado viernes seis de marzo desde las ocho de la mañana los comerciantes se apostaron frente al palacio municipal de Tampico en protesta por lo que afirman, es una decisión unilateral de Gustavo Torres, de tumbar los centros de abasto para hacer unos nuevos.

Sin embargo, ante el nulo apoyo que ha tenido el alcalde de la mayoría de los locatarios, ha recurrido a otras agrupaciones del comercio organizado (como CANACO y CANACOPE), para tratar de legitimar su proyecto; aunque está mal asesorado, pues estos organismos no deben meterse en algo que no les corresponde. Por lo que Carlos Delgado Argüelles y Fidel Carballo Martínez, quedarán como traidores ante la ciudadanía, al criticar y denostar la lucha que están haciendo sus “hermanos de clase”, por evitar quedarse sin el sustento diario.

Y es que Delgado Argüelles criticó que los oferentes del rodante de Germinal hayan tomado las calles para manifestarse y aseguró que con ello dan mala imagen a la ciudad.

Mientras que el director de la Cámara Nacional de Comercio en Pequeño (CANACOPE), Fidel Carballo Martínez indicó que es viable la edificación de los nuevos mercados municipales de Tampico, por lo que también avala la decisión para llevar a cabo la obra.

“Estamos de acuerdo con el proyecto y no debe haber un paso atrás en su ejecución pues los actuales mercados ya dejaron de ser funcionales, su ciclo de vida ya terminó y sus condiciones son de riesgo; Tampico debe abrirse a la modernidad y contar con unos centros de abasto dignos como los de cualquier ciudad del país’’, dijo.

Por si fuera poco ese problema, pueden perder también su ingreso diario los cargadores, ayudantes y acarreadores de mercancías que se verán afectados con tal medida.

Todo lo anterior es lo que verdaderamente se encierra en este tan polémico tema, aunque Torres Salinas insiste en hacer creer a los tampiqueños otra cosa. Aunque de por medio se ponga en riesgo el sustento de miles de familias; aunque se ponga en riesgo incluso el patrimonio de los comerciantes.

Lo peor del caso, es que de aprobarse definitivamente la demolición de los mercados municipales, se generará un problema mucho mayor, que poco a poco irá en aumento. Se afirma que con dicha medida, paulatinamente se irán perdiendo cientos de empleos directos e indirectos, por lo que con ello, se avecina un grave problema social para el sur de Tamaulipas; pues no se sabe qué harán esas personas que se quedarán sin trabajo, y todo por un capricho del alcalde en turno.

Como siempre la mejor opinión es la de usted, amable lector. Hasta la próxima.

Gráfico1

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here