* Charo González se está ganando la confianza de la ciudadanía

* Escasos políticos como Alan de la Huerta; “Hijo de tigre, Pintito”

* “No vengo a ver si puedo; sino porque puedo vengo”

* El PRI de Madero tiene una gran adversidad

Por: Isaac MOLINA ZAPATA

A una semana de iniciar su campaña, la candidata a la diputación federal en el Octavo Distrito por la coalición “Por México al Frente”, Rosario González Flores ya se ha identificado con la ciudadanía, pues desde el primer día se ha dedicado a visitar a la gente, conociendo sus carencias y dando a conocer sus propuestas, las cuales van encaminadas a beneficiar a los tamaulipecos, y en especial a quienes viven en la zona sur de la entidad.

La abanderada panista saludó a vecinos de amplios sectores de la ciudad como La Borreguera, Morelos, Infonavit, con quienes platicó de los beneficios que busca gestionar para los habitantes del Distrito 8, principalmente.

Asimismo, dialogó con alumnos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, a los que presentó su plataforma política, detallando puntos encaminados a beneficiar a jóvenes. Los alumnos vieron con buenos ojos sus propuestas y le externaron que requieren de más apoyos para emprendedores y estudiantes que necesitan becas para continuar con sus estudios.

Además, Charo recorrió las calles adyacentes a las plazas de Armas y Libertad en el centro de Tampico, despertando el interés de las personas que diariamente transitan por dichos lugares de esparcimiento. Ahí, mencionó a los ciudadanos que de contar con el voto de las mayorías, legislará para favorecer a las familias más necesitadas, como el apoyar a las mujeres que trabajan, y pugnar por un aumento al salario mínimo, que es lo que más le ha pedido la gente.

Charo se está ganando la confianza de la ciudadanía.

GRATA SORPRESA

Por otra parte, ha causado una muy grata sorpresa entre la militancia del PAN maderense, la declaración que hizo el regidor emanado de dicho instituto político en la urbe petrolera Alan de la Huerta Purata, afirmando tajantemente que no irá por la reelección, pues prefiere dar la oportunidad a otro de sus compañeros de partido.

De entrada la sola decisión causa sorpresa pues el común denominador de los miembros de los actuales cabildos se pelean por reelegirse; en cambio Alan prefiere hacerse a un lado para que otro militante pueda formar parte del futuro cabildo maderense.

Más méritos tiene aún que dicha decisión provenga de un joven que no rebasa los 25 años, y que a pesar de ser militante de mucho tiempo, no se “avoraza”, demostrando su madurez política.

“HIJO DE TIGRE, PINTITO”

Y aunque cada edil toma sus propias decisiones, es menester mencionar que Alan es hijo de un político de reconocida trayectoria en Madero, quien ha pregonado con el ejemplo. La honestidad de Guty ya ha trascendido hasta su hijo, quien con humildad y compañerismo cede el espacio por el que cualquiera se estaría peleando en este momento. Este es un hecho digno de ser recordado siempre, pues muchos pensaban que esta clase de políticos estaban en vías de extinción.

Honor a quien honor merece. A Guty por predicar con el ejemplo, y a Alan pues a su corta edad les está poniendo la muestra a muchos políticos no sólo del PAN sino de todos los partidos.

“NO VENGO A VER SI PUEDO; SINO PORQUE PUEDO VENGO”

Hace ya varios días que en la sede del PRI maderense retumbaron las palabras de un aspirante a la alcaldía de ese municipio.

Cuando le entregaron el acta como abanderado de dicho partido, con su discurso les regresó la esperanza, el ánimo, las ganas de trabajar, el orgullo, a los militantes del Tricolor.

Entre otras cosas, Julio César Barrientos Cisneros prometió a los priístas que devolverá la dignidad que en tan poco tiempo había sido seriamente lastimada; les ofreció humildad, honestidad, transparencia y sobre todo ser incluyente, algo que en los últimos años se les había olvidado a algunos sectores del partido.

Al término de su intervención, exclamó ante simpatizantes y militantes, “No vengo a ver si puedo; sino porque puedo vengo”… Palabras que retumbaron en todo el territorio maderense, y que seguramente aún suenan en el corazón de los cientos de militantes del PRI.

Parecieron palabras mágicas pues a partir de ese momento, entre la militancia del Tricolor volvió la esperanza, volvieron las ganas de hacer las cosas bien, y volvió la dignidad de ser un partido acostumbrado a librar obstáculos, y sobreponerse a las adversidades.

En verdad que hoy el PRI tiene una gran adversidad, pero si tan sólo con sus palabras firmes y sinceras Julio Barrientos provocó el ánimo (que ya nadie detiene) entre la militancia; imagínense qué será cuando empiece la campaña.

Sobre todo porque se esperan muchos cambios y sorpresas en la forma de hacer política de ese partido. Cambios que los liderazgos del Tricolor estaban esperando desde hace muchos años, pero que al fin llegaron en la persona de Julio César Barrientos Cisneros.

Como siempre la mejor opinión es la de usted amable lector. Hasta la próxima.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here