* AMLO visitó Tampico en gira de agradecimiento…

* Pero se negó a dialogar con las víctimas de la violencia en Tamaulipas

* Acarreados y vendimia de souvenirs, como en campaña

* El mesías “simula” apoyo a trabajadores petroleros, pero les da la espalda

Por: Isaac MOLINA ZAPATA.

Casi a las cinco treinta de la tarde de ayer miércoles llegó a la laguna del Carpintero el presidente electo de México, Andrés Manuel López Obrador, en donde más de tres mil personas lo esperaban para lanzarle vivas y porras.

Su comitiva era grande, los legisladores Olga Sosa, Erasmo González, Américo Villarreal, entre otros, así como también el alcalde maderense Adrián Oseguera; el presidente del consejo estatal de Morena Antonio Leal Doria; el dizque fundador Guasón, y más invitados a la gira de agradecimiento, que a la postre se convirtió en un mitin político más del tabasqueño de origen priísta.

El evento no fue muy diferente a los actos de campaña a los que tiene acostumbrados a sus seguidores y a la misma prensa; aunque en esta ocasión empezó agradeciendo por los votos que recibió en la entidad y específicamente en la zona sur; después el mismo discurso de siempre, que no les voy a fallar, que se acabará la impunidad, que se acabará la corrupción, y bla, bla, bla.

Tan sólo dos ejemplos evidencian que AMLO sólo está tomándole el pelo a los mexicanos.
El primero de ellos la forma en que se llevaron a cabo los comicios en el sindicato petrolero en Madero para elegir al nuevo secretario general de la Sección Uno, debido a que lo que prometió el mesías fue una farsa.

Mañosamente dejó pasar el tiempo y apenas el martes Rocío Nahle anunciaba que garantizarían el voto libre y secreto, pero en esos momentos varias planillas en todo el país ya habían declinado a participar, por anomalías en el método de votación y por temor a represalias.

Así que todo lo que diga el mesías en torno a ese tema serán mentiras, hasta que lleve a cabo una medida que en realidad ponga piso parejo para todos los que se interesen en participar.

Así que, si en verdad quiere ayudar a los petroleros sindicalizados, de entrada debe anular la elección que estuvo “amañada” y respetar lo que dicen los estatutos, es decir emitir la convocatoria con 20 días de anticipación para realizar una campaña; si no lo hace se evidenciará que es muy tibio contra los poderosos (Romero Deschamps), o peor aún, que así lo acordó en las altas esferas del sindicato petrolero.

Otro ejemplo de que López Obrador está engañando al pueblo es el tema de los altos costos de los combustibles, pues el mesías insiste que en tres años estarán listas las refinerías para procesar y producir las gasolinas, y que en el mismo tiempo también echarán a andar al menos una refinería nueva, y entonces sí bajarán de precio los hidrocarburos.

Otra vil mentira del mesías, pues el ex presidente nacional de los empresarios que se dedican a la venta de las gasolinas (o sea los dueños de las gasolineras), ha explicado que las seis refinerías que existen en México no tienen la capacidad para procesar el petróleo pesado que es de donde se obtiene la gasolina.

Añade que el tiempo mínimo que se llevarían para adaptar las seis refinerías a que procesen ese producto es de cinco a seis años, igual plazo que se requiere para construir una nueva y que esté lista para entrar en operaciones. Es decir, no hay forma de que en tres años se produzca suficiente gasolina en el país.

Si en verdad el mesías quiere ayudar a los mexicanos y disminuir el costo de los combustibles, debe eliminar el IEPS, que es el impuesto especial que se aplica a la gasolina, sólo así bajarán de precio y con ello se detendrá la escalada de aumentos a los productos básicos, cada que se incrementa el precio de las gasolinas.

Si no lo hace, seguirá viéndole la cara a muchos, aunque miles o tal vez millones empiezan a despertar y a darse cuenta de que votaron por alguien que sólo utilizó al pueblo para llegar al poder, y para llevar a muchos priístas a obtener un hueso; mientras los ciudadanos continuarán esperando que les hagan justicia.

MISMOS VICIOS DE AMLO

Igual que en campaña, AMLO ordenó que le abarrotaran el espacio donde se realizó el mitin, por ello recurrieron al acarreo masivo, dejando a muchas rutas del transporte público de la zona sin unidades, pues estaban trasladando a la gente que acudió “voluntariamente”; una vacilada del mesías.

Y como en cada mitin que encabeza el mesías, sus esbirros hicieron su negocio con toda clase de souvenirs, desde tazas para el café hasta sombrillas, que se vendieron como pan caliente por la pertinaz lluvia que se dejó sentir en Tampico.

Una diferencia de la campaña con lo que sucedió ayer, fue que en esta ocasión AMLO dio lugar preferencial a ciertos medios nacionales, quienes estaban justo frente al templete donde se realizó el mitin, mientras que la prensa de Tamaulipas se tuvo que acomodar atrás. Como colofón, el mesías se fue casi corriendo y negó la entrevista a algunos colegas, lo que demuestra su aversión a los periodistas.

Por cierto, ¿usted cree que era más importante continuar con la gira de agradecimiento, que asistir a los Foros de Paz con las víctimas de Tamaulipas?… La pregunta es porque el mesías se negó a asistir a estos foros porque no tenía tiempo, pero curiosamente dos días después llega al mismo estado a agradecer el voto; otra incongruencia del sr. López Obrador.

Como siempre la mejor opinión es la de usted, amable lector. Hasta la próxima.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here