• Busca Egidio Torre imponer a Edgar Melhem en PRI Tamaulipas
  • Lauro Ortiz al PRD de Madero
  • Una burla: proponen a Ismael Escamilla
  • Fortalece PAN unidad con “El Cachorro”

Por: Isaac MOLINA ZAPATA.

En la recta final de este 2019, en que los partidos políticos están en proceso de elegir a sus dirigentes en Tamaulipas y en los municipios, llama la atención que (contrario a lo que se esperaba), es en el PAN donde se realizó el cambio de dirigente estatal de una forma tersa, y con una unidad que al menos aparenta ser real y a prueba de todo.

Y es que con la visita de “El Cachorro” a la zona sur, se vio una gran respuesta de los panistas para recibirlo, destacando principalmente los municipios de Tampico y Madero, donde se vivió un ambiente de unidad y armonía de los militantes.

Lo anterior contrasta con lo que está sucediendo en Morena en donde incluso a nivel nacional es hora de que aún no pueden ponerse de acuerdo, y hasta se dice que quieren destituir a la presidenta nacional Yeidckol Polevnsky.

De todos es sabido que la mayoría de los integrantes de ese partido (Morena) son provenientes de lo que llamaban las tribus del PRD, por lo que hay lógica en el comportamiento de sus militantes, al llegar en ocasiones hasta los golpes y sillazos en las asambleas que han convocado y en las que no han alcanzado a llegar a algún acuerdo.

Dicen, que dicha actitud de los militantes es porque todos quieren el poder para repartirse posiciones entre sus correligionarios, lo que en una democracia no cabe.

Mientras que en el PRI lanzaron la convocatoria para llevar a cabo una sesión extraordinaria el próximo 12 de noviembre, en la que seguramente tratarán lo referente a su cambio de dirigencia, y en donde si no hay cambios de última hora, se propondrá como candidato de unidad a Edgar Melhem, tal vez por instrucciones o sugerencia del ex gobernador Egidio Torre Cantú.

En el PRD al parecer ya tienen a su dirigente estatal, pues se insiste que el Dr. David Valenzuela Arroyo, quien es conocido solamente en Altamira, será su presidente PROVISIONAL.

Cabe destacar que los cuatro grupos o corrientes del partido del sol azteca se pusieron de acuerdo para que el altamirense Valenzuela sea quien encabece el proyecto perredista en la entidad, al menos de aquí hasta marzo fecha tentativa para que el CEN convoque a elecciones y elegir democráticamente a quien sería oficialmente su presidente.

Mientras que en Movimiento Ciudadano se vislumbra que seguirán cometiendo los mismos errores, es decir, que mantendrán en la dirigencia a Gustavo Cárdenas o a alguien de su confianza; esto a pesar de que ha sido muy cuestionado por la militancia, e incluso denunciado por lo que llaman fraude por varios millones de pesos.

En el Partido Verde se dice que ya hay un presidente en Tamaulipas, pero nadie lo conoce y al parecer no le interesa empezar a trabajar con lo que queda de militancia de dicho instituto político.

Y a quien le fue muy mal fue al ex presidente Felipe Calderón y a su esposa Margarita Zavala, pues en el evento al que convocaron para afiliar ciudadanos a la organización México Libre, aparte de que hubo total falta de organización, no reunieron la cantidad esperada, por lo que tal vez no les queden ganas de estar otra vez en la zona sur.

LAURO ORTIZ, PARA LA DIRIGENCIA DEL PRD EN MADERO

Y por lo que respecta específicamente al PRD de Madero, perfilan a Lauro Ortiz Rivero como el próximo presidente del partido en la urbe petrolera, ya que el radiólogo del pueblo, como es más conocido en el municipio, fue de los candidatos que más votación sacaron en su distrito en la pasada elección.

Sin embargo, el “prietito en el arroz” en el partido del sol azteca es que alguien intenta proponer al ex regidor Ismael Escamilla Bonilla como presidente del partido en Madero, a pesar de que en la anterior campaña Escamilla apoyó a otro partido (Morena) e incluso trabaja en un municipio morenista.

Aunque sería una locura el hecho de que Escamilla Bonilla fuera el dirigente del PRD en Madero, el simple amago de querer postularlo es una afrenta a los verdaderos perredistas que se quedaron en el partido, y para aquéllos que llegaron a luchar por ese proyecto político.

Tal vez lo que podría proceder con Ismael Escamilla es la expulsión del PRD, así como la de otros militantes que se la pasan criticando al partido en sus redes sociales pero no renuncian, mostrando una total falta de congruencia y poco valor civil, sobre todo quienes se han beneficiado tanto en puestos municipales como en la directiva del partido.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here