* Parecen porros de los 80’s y 90’s

* Violencia, agresividad y falta de argumentos, atributos de Morena

* LadyMoches aprovechó la trifulca y se embolsó el celular

Por: Isaac MOLINA ZAPATA.

Como si fueran porros (con todo respeto para los ex porros) de los 80’s y 90’s, “legisladores” de Morena han hecho de la violencia su principal atributo, ante la falta de capacidad legislativa y diálogo.

Argumentando una serie de mentiras, como madruguete legislativo, o que les importa el pueblo, etc., los pseudodiputados (no se les puede llamar de otra forma) morenistas han hecho de la violencia, escándalo y agresividad, su forma de operar, ante la falta de argumentos políticos y capacidad de legislar.

Lo anterior a manera de presión para que en el Congreso de Tamaulipas todo se lleve a cabo de acuerdo a su capricho.

Incluso amenazando con que seguirán los bochornosos espectáculos en el Congreso, hasta que las cosas se hagan como Morena diga, ordene y mande. Así lo dejó entrever Armando Zertuche.

Y con lo que ha estado sucediendo en el Congreso local, la llamada Diputada LadyMoches sigue ganando tiempo y tal vez ése sea uno de los objetivos de la bancada de Morena, evitar que sea desaforada.

Sin embargo, todo parece indicar que los diputados panistas y priistas, y el de MC están esperando el momento oportuno para seguir con el desafuero y que LadyMoches responda a las autoridades por su proceder y en caso de ser hallada culpable, sea encerrada en la cárcel.

A propósito, ha trascendido a nivel nacional, el video donde en la trifulca provocada por los diputados de Morena, se observa a LadyMoches “embolsándose” un teléfono presuntamente propiedad de un legislador panista.

Hasta el periodista Joaquín López Dóriga publicó en su cuenta de Twitter el video donde LadyMoches, despistadamente se embolsa el teléfono propiedad de otra persona.

La versión cobra fuerza ya que LadyMoches respondió hasta 24 horas después, asegurando que el celular que tomó era de ella; cosa que ya nadie le cree.

Como siempre la mejor opinión es la de usted, amable lector. Hasta la próxima.