*Reclaman a los gobiernos federal y estatal cese a la violencia y fortalecer los protocolos de seguridad.

 

Irineo Pérez Melo u
Estudiantes de diversas facultades de la Universidad Veracruzana zona Xalapa se sumaron al movimiento #NiUnaBataMas, exigiendo a las autoridades correspondientes justicia por el asesinato de alumnos de la Facultad de Medicina de la Benemérita Universidad Popular Autónoma de Puebla (BUAP) ocurrido el pasado 23 de febrero en Huejotzingo, Puebla.

De esta manera los universitarios de Xalapa y de los demás campus con que cuenta la Máxima Casa de Estudios en la entidad, se sumaron a la mega marcha convocada por sus homólogos de la BUAP, reclamando cese a la violencia y fortalecer los protocolos de seguridad para todos.

Con consignas y pancartas con la leyenda: “No faltan estudiantes, ¡sobran delincuentes!”, los universitarios xalapeños partieron desde la Unidad de Ciencias de la Salud en la zona norte de la ciudad, de las Facultades de Ciencias Administrativas y Sociales, de Pedagogía y de Psicología en la zona sur y de las que se ubican en la zona universitaria, para arribar al centro de la ciudad, en donde se congregaron para exigir justicia.

En el caso de los alumnos de las Facultades de Medicina, Nutrición, Odontología, Química Clínica y Enfermería, así como los de Técnico Superior Universitario de Radiología, portaron batas blancas y durante su recorrido, exigían justicia por el asesinato de Javier Tirado y de los dos estudiantes colombianos, así como del conductor de UBER, ultimados por delincuentes.

Durante su recorrido coreaban “Por qué, por qué, por qué nos asesinan si somos el futuro de América Latina”, o “Mamá llévame flores a mi titulación no a mi sepelio”, “Señor, Señora no sea indiferente, nosotros somos estudiantes lo decimos en la cara de la gente”,  entre otras expresiones para dar cuenta a las autoridades estatales del malestar que priva entre este sector por la indiferencia de las mismas para abatir la inseguridad de la que son presa cotidianamente.

En lo que fue considerado como un hecho sin precedentes, la manifestación de los estudiantes universitarios fue totalmente pacífica, sin alterar el orden ni desmanes, menos afectar a terceros con pintas como ha ocurrido en otras ocasiones.

Más tarde, en la Plaza Lerdo y al costado y en los pasillos de palacio de gobierno, los estudiantes colocaron un altar en honor a los asesinados, y durante el mitin realizado enlistaron los nombres de los estudiantes arteramente asesinados, coreando a una sola voz “presente” por los ahí reunidos.

En esta concentración, que solo fue superada cuando la rectora Sara Ladrón de Guerava encabezó una marcha para defender la autonomía de la Universidad Veracruzana, acudió Alejandro Tirado Márquez, hermano del estudiante de medicina victimado Javier Tirado, quien confió que con este movimiento de los universitarios, las autoridades respondan al llamado y atiendan el problema de la inseguridad que prevalece en todo el país.

Aprovecharon la oportunidad para exigir la presencia del gobernador Cuitláhuac García Jiménez, a quien le recordaron que es ingeniero egresado de la Universidad Veracruzana, teniendo un total silencio de los funcionarios, porque nadie bajó a atender la petición, recibiendo la rechifla generalizada.

La pertinaz lluvia que azotó en esos momentos, no impidió ni disolvió la manifestación y la cauda de oradores, de manera incesante insistía en que se debe garantizar la justicia para toda la población y especialmente para los estudiantes, que han sufrido los embates de los delincuentes.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here