• Este rubro sigue siendo el tema pendiente del gobierno estatal y la principal causa es la falta de elementos: Indira Rosales. 

     

    Xalapa, Ver.- En el estado de Veracruz existe un déficit del 60% de policías para poder llegar al ideal de elementos requeridos para garantizar la seguridad de las y los veracruzanos, y los elementos con que se cuentan no son suficientes para cubrirlos patrullajes requeridos por los municipios. 

    Lo anterior fue asegurado por la senadora panista Indira Rosales San Román, quien dijo que tampoco hay elementos policiacos para instalar los suficientes retenes a lo largo y ancho de la entidad veracruzana, los cuales a su juicio deben ser permanentes, por lo menos, constantes. 

    Cuestionada sobre el incidente ocurrido en días pasados en Acultzingo, en donde fue baleado un autobús por no detenerse cuando lo intentaron asaltar, la legisladora federal porteña consideró que el tema de la seguridad sigue siendo el tema pendiente en la entidad y la principal causa es la falta de elementos. 

    Dio a conocer que, de acuerdo al reporte presentado por la Guardia Nacional, se muestra el déficit de policías para brindar la seguridad en los municipios y carreteras del estado e indicó que se está pidiendo que se hagan más retenes permanentes y adelantó que hará un exhorto para que las carreteras con mayores índices de inseguridad puedan tener más vigilancia, porque es un problema que también afecta a los transportistas. 

    Además, dio a conocer que, de acuerdo a un informe del Senador de la República, la entidad veracruzana es considerada como uno de los focos rojos, a nivel nacional, en robo de carreteras, incluso, se pidió al gobierno federal activar un Programa Nacional de Seguridad para Transporte en los “corredores de riesgo”. 

    Durante la conferencia de prensa en la sede estatal panista, la legisladora federal señaló que, de acuerdo a esos datos, la carretera más peligrosa en 2020 fue la 150D México-Puebla-Córdoba, en el tramo que va de Puebla a Córdoba; mientras que, en 2019, el tramo más peligroso para los transportistas fue la 150D México-Puebla-Córdoba, con 93 denuncias de asalto. 

    Finalmente, dijo que esto implica que en los 388 kilómetros de longitud total de la carretera 150D que une la Ciudad de México con Veracruz, pasando por Puebla, hubo en promedio un asalto por cada cuatro kilómetros de pista.