Por: Ambrocio López Gutiérrez

UN ALCALDE EMPRENDEDOR

Cansado de los desprecios de los funcionarios estatales, el alcalde Xicoténcatl González Uresti decidió diseñar una estrategia para mejorar su imagen vapuleada por la falta de obra pública, por los baches inmensos y la falta de agua potable. No había dinero para cumplir con sus deberes, entonces recordó que le gusta vestirse de mariachi, así que desempolvó el disfraz (sombrero de charro incluido) y comenzó a cabalgar por brechas de la periferia. Por las colonias de clase alta no se atrevía a cabalgar porque los vecinos se quejaban de que los corceles dejan montones de estiércol por todos los lugares por donde pasan.

Como adorador del sistema neoliberal del PRIAN, el munícipe emprendió la reubicación de los vendedores ambulantes, quiso quitar los parquímetros, habló de muchos proyectos, incluyendo millones de euros que la Unión Europea nos iba a mandar para obras públicas monumentales. Pera nada de eso ha ocurrido, es más, ni el gobernador Francisco García Cabeza de Vaca le hacía caso y los victorenses tuvieron que soportar muchos meses con la basura amontonada en las calles, sin agua en sus domicilios, pero eso sí, las autoridades panistas diciendo que los recortes del gobierno federal no nos afectarían porque aquí había recursos para las estancias infantiles, para becas y hasta para hacer un nuevo edificio para el DIF Tamaulipas en la calzada de Tamatán.

Pero la realidad mostró su peor rostro y un día nuestro emprendedor alcalde notó que las arcas municipales siguen en la miseria, que algunos de los más ricos de Victoria se niegan a pagar el predial, que el gobernador despacha más veces en el valle de Texas y que varios de los diputados locales son tamaulipecos, pero también texanos. Entonces se acordó que hay presidente de la república, se puso de acuerdo con una centena de sus congéneres panistas y emprendieron el viaje a la vieja Tenochtitlan para exigir presupuesto. No sabemos cuantas protestas haya realizado ante el gobernador, pero Xico pensó en grande y quiso poner en jaque al jefe del poder ejecutivo federal. Ah, pero antes de emprender su nueva aventura como fracasado manifestante, el señor se autorizó un aumento de sueldo y ahí es donde estuvo la falsedad porque resulta que, la mayoría de los presidentes municipales que protestaron, cobran más que el presidente de la república.

El alcalde Xicoténcatl González Uresti fue gaseado y tratado como un vulgar pandillero por guardias de Palacio Nacional cuando -junto con unos 80 de sus homólogos del país-, intentó irrumpir por la fuerza hasta el salón donde el presidente Andrés Manuel López Obrador sostenía con los medios la acostumbrada conferencia “mañanera”. La versión oficial de la Presidencia de la República hizo énfasis en que el grupo de alcaldes -que llevó acarreados y música- agredió al personal de seguridad, (consigna la reseña publicada por Gaceta).

De acuerdo con el comunicado oficial de la Coordinación General de Comunicación Social y Vocería de la Presidencia de la República, “un grupo de alcaldes encabezados por Enrique Vargas del Villar (Huixquilucan), Juan Hugo de la Rosa García (Nezahualcóyotl), Francisco Javier Castellón Fonseca (Tepic) y Víctor Manuel Manríquez González (Uruapan), arribaron a Palacio Nacional acompañados por el legislador (panista de Guanajuato) Juan Carlos Romero Hicks, e intentaron entrar con la intención de ser recibidos en audiencia.

“Desde el primer momento fueron atendidos por la coordinadora de Atención Ciudadana de la Presidencia, Leticia Ramírez Amaya, quien ofreció una mesa de trabajo por parte de la Secretaría de Gobernación para escuchar los planteamientos. “No obstante, la respuesta de los alcaldes fue negativa e irrumpieron por la fuerza a través de Puerta Mariana, con lo que pusieron en riesgo la vida de trabajadores -dado que se trabaja desde andamios en la reparación de la fachada- y peatones, además de que agredieron al personal de seguridad. “Por esa razón, con fines disuasivos se dispersó una dosis moderada de aerosol defensivo natural en el ambiente que no puso en riesgo la vida de ninguna persona.

“Servidores públicos de la Secretaría de Gobernación encabezados por el titular de la Unidad de Gobierno, Waldo Fernández González, atendieron al grupo para ofrecer nuevamente una mesa de atención. Acordaron regresar en próximos días para continuar el diálogo”, termina el comunicado de la Presidencia de la República. De hecho, el incidente motivó incluso cierto sobresalto al concluir la conferencia de prensa matutina, y cuando el presidente López Obrador se percató de las detonaciones, llamó a la calma diciendo que eran cohetones.

Lo peor del caso es que, aunque aparece en fotografías y videos con una actitud rijosa y golpeando la puerta de Palacio Nacional, el alcalde de Victoria ni siquiera es mencionado en el comunicado de la Presidencia de la República, pero sí vapuleado sin misericordia alguna por los usuarios de las redes sociales, muchos de los cuales se burlan diciendo que González Uresti es inmune a los gases lacrimógenos porque “ese wey es pacheco y siempre trae los ojos colorados”.

Sin embargo, el grueso de los comentarios se centra en que “ahora quiere que El Peje lo mantenga, pero no le da vergüenza haberse robado todo el dinero para mantener las empresas fantasmas de su hija y a toda la bola de regidores y síndicos webones que le aplauden sus vicios”. Otro más se mofa, aludiendo que “tú no ves los baches de Victoria porque siempre andas de viaje, a pesar de que eres un charrito montaperros”. Eso y más dicen las benditas redes sociales.

El Diputado Federal Mario Alberto Ramos Tamez cuestiono el protagonismo del alcalde Xicoténcatl González Uresti que acude a palacio nacional a exigir recursos que luego los traduce en “Bonos” de 30 mil pesos para síndicos y regidores. Consideró que mantenerse al margen del protagonismo o sobre la línea de gobierno del edil capitalino tal parece que le es difícil, ya que tiene un año sin hacer gestión o presentar proyectos de desarrollo bien sustentables optando por la protesta. “¿Exige que el gobierno federal lo escuche, pero? ¿Y a los victorenses quien los escucha? desde que tomó protesta el pasado primero de octubre del 2017.

En una carta enviada a los medios de comunicación, el legislador de MC, establece su postura en torno a los eventos suscitados en la CDMX, donde este grupo de ediles hacen a un lado la institucionalidad gubernamental y acuden a la capital del país exigir más dinero para sus arcas comunales. “El edil quiere hacernos creer que ir a tocar la puerta de Palacio Nacional es una gestión. No lo es, lo que está haciendo es un teatro lamentable porque si tiene recursos y los utiliza en bonos, bailes y cabalgatas”. Ramos Tamez cuestiona la investidura del alcalde de la capital tamaulipeca que como quien “Regatea “en un mercado, pide recursos para su municipio sin presentar proyectos bien sustentados.

En la nota del periodista Ramón Mendoza se afirma: “El alcalde comete errores serios al pedir presupuesto federal como quien regatea en un mercado, en lugar de presentar proyectos en las instancias pertinentes y gestionar recursos etiquetados para resolver problemas específicos de forma clara” establece el comunicado en su primer párrafo, para ser acompañado del oficio enviado por su interlocutor recibido por la comuna local el 27 de agosto del 2019 donde se le pide al edil, remita las necesidades más apremiantes del municipio en materia de infraestructura para respaldar su gestión desde el congreso de la unión. Y remata el comunicado “Victoria merece un trabajo de gestión real y seria. Si el alcalde quiere recursos que diga para qué y si no es para bonos de 30 mil pesos yo le ayudo”.

LaRegionTam publica: Como una burla fue tomada, por parte de varios colonos de la Capital, la “protesta” del alcalde Xicoténcatl González Uresti en contra del presidente de México. Señalan que mientras va a demandarle a Andrés Manuel López Obrador más presupuesto, su familia sangra las arcas municipales a través de presuntas empresas fantasmas. Para muestra queda lo que los regidores del partido Movimiento Ciudadano, en el Cabildo local, han venido ventilando en fechas recientes y es la lista de empresas “fantasmas”.

Los mismos regidores califican como “fantasmas” a las empresas que no aparecen de forma física en el domicilio fiscal que declararon ante el Servicio de Administración Tributaria. Un ejemplo de ello es la empresa “HJA SA de CV”, de la que presuntamente es dueña una de las hijas del alcalde González Uresti. El domicilio fiscal que tiene luce vacío y sin señal de movimiento reciente y los vecinos del lugar aseguran que allí nunca ha habido nadie. Esta empresa facturó sumas superiores a los seis millones de pesos, en apenas siete meses, por surtir desayunos escolares y despensas.

Los regidores de Movimiento Ciudadano han demandado claridad en las licitaciones ya que dicha empresa goza de adjudicaciones directas y por invitación. La empresa “HJA SA de CV” es apenas un botón de muestra de al menos una decena de negocios locales y foráneos que facturan fuertes sumas de dinero pero que no aparecen en el domicilio fiscal que declararon.

En ese contexto, el emprendedurismo del alcalde victorense ha resultado un fiasco pero lo lamentable es que los hermanos García Cabeza de Vaca (gobernador y senador y aspirante al ejecutivo estatal, respectivamente) se han envuelto en la bandera panista para enfrentar a la federación olvidando que fueron electos (Francisco por amplia mayoría e Ismael por reducida minoría) para servir a los tamaulipecos en general, sin embargo, hay evidencias de que la cúpula tamaulipeca del poder simpatiza más con el gobierno de Texas que con el de México.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here