Por: Ambrocio López Gutiérrez
EL SOLITARIO DEL PALACIO

Llegó al cargo con una aplastante votación con la que sepultó a su principal adversario, Baltasar Hinojosa Ochoa quien, paradójicamente, ahora despacha como Secretario de Agricultura a nivel federal como parte de ese desafortunado esquema priista de premiar a quienes son derrotados en las urnas. Echado para adelante, con más voluntad que ideas claras, el actual gobernador Francisco García Cabeza de Vaca, se comprometió a acabar con la violencia, garantizar el ejercicio periodístico, elevar las condiciones de vida de los pobres y, en un arranque de entusiasmo, hasta prometió devolverle la autonomía a la universidad estatal.

Caminado casi el primer tercio del sexenio, el jefe del ejecutivo pasa ya por serios agobios que van desde la violencia creciente, materializada en la persona del periodista Héctor González Antonio lo cual muestra que no se han logrado crear las condiciones para el ejercicio sano de la comunicación. De los problemas de miles de familias que se debaten en la más espantosa miseria mejor ni digo nada pues todos los medios dan cuenta de las dificultades para atender las demandas ciudadanas y, de la autonomía de la Universidad Autónoma de Tamaulipas podrían hablar con conocimiento de causa los encargados de despacho que no han tomado posesión porque el mandatario no tiene tiempo para darles el visto bueno.

Cuando le mandé un mensaje a un reportero amigo para confirmar la muerte de Héctor González, me dijo que son malos tiempos para los profesionales de la información agregando que el estado carece de una política de comunicación social ya que los comisionados para diseñarla no han sido capaces pues FGCV se percibe por muchos periodistas como un político alejado de los reporteros pues nunca como ahora había tantas dificultades para acceder al jefe del ejecutivo, vaya no se puede siquiera penetrar a los privilegiados espacios de los miembros del gabinete.

Nunca ha habido en Tamaulipas un real equilibrio de poderes y se creía que en el presente sexenio podría mejorar ese tema, sin embargo, FGCV se procuró titulares del congreso y del tribunal de justicia a modo y eso podría entenderse si fuera un esfuerzo serio por garantizar la gobernabilidad pero la realidad es que los ciudadanos en general y los periodistas en lo particular estamos más vulnerables que nunca pues los hombres del poder sólo se dirigen a los comunicadores cuando los necesitan o cuando les quieren dar el pésame.

Tan solo han dejado al gobernador que tuvo que permitir que su hermano fuese postulado para el senado arriesgando su disminuido capital político, además, los hechos están demostrando que el joven Ismael carece de las luces para representar a su partido en una contienda de esta envergadura. Al parecer, más que cumplir los compromisos con los tamaulipecos, los próceres de este sexenio intentan, a como de lugar, mantener el poder político para seguir haciendo negocios.

La soledad de FGCV será más evidente en caso de que Ricardo Anaya Cortés pierda la presidencia de la república pues el sexenio estatal estará más avanzado, los problemas habrán crecido, los recursos serán menos por los ajustes a nivel federal. En este contexto, le urge al ejecutivo estatal recomponer sus relaciones con distintos sectores, hacer a un lado el revanchismo, dejar de desconfiar en los representantes de los medios y no dejar pasar tanto tiempo para ocupar los espacios administrativos. Es patético como tienen al ITCA sin cabeza formal en la espera para que la senadora (suplente de Cabeza de Vaca) termine el período.

Tengo más de 35 años ejerciendo el periodismo en diversos medios locales y de la capital de la república y si tuviera que definir una característica de los gobernadores que me ha tocado sufrir lo haría de la siguiente manera: Emilio Martínez Manautou, la fastuosidad; Américo Villarreal Guerra, la tolerancia; Manuel Cavazos Lerma, el mesianismo, Tomás Yarrington Ruvalcaba, el derroche; Eugenio Hernández Flores, la impunidad; Egidio Torre Cantú, la apatía y Francisco García Cabeza de Vaca, la soledad (al menos hasta el momento).

LA VISITA DE JOSÉ Antonio Meade Kuribreña a esta capital puede resultar adversa para el candidato Óscar Almaraz Smer quien intenta afanosamente reelegirse como alcalde nadando contra la corriente política estatal y muy pendiente de los juicios a los exgobernadores Tomás Yarrington y Eugenio Hernández quienes forman parte del club de exgobernadores en desgracia que tienen al PRI al borde del colapso.

Los problemas de la basura que se amontona en las calles, la escasez de agua, las sospechas de corrupción dada su cercanía con los exmandatarios ya mencionados hacen de OAS una posible víctima de la crisis del tricolor que se manifestará dentro de unos días en los resultados electorales federales y municipales donde el PAN alternará victorias con esa fuerza emergente que es MORENA.

El abrazo de hoy es para familiares y amigos de Héctor González Antonio, que en paz descanse. También la solidaridad para la viuda, los hijos, nietos y numerosos amigos de mi padrino y camarada Reynaldo Rafael Reyes Urbina quien emprendió el viaje a la eternidad. Hasta siempre mi querido Rey.

Correo: amlogtz@gmail.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here