Por GABRIEL VEGA HERNANDEZ

Tampico, Tam.- El violento y brutal despojo a los locatarios del mercado municipal de Tampico, se llevó a cabo en contra de su voluntad, el alcalde Gustavo Torres Salinas los 21 regidores que aprobaron el desalojo, los diputados locales Eduardo Hernández Chavarría y Olga Sosa Ruiz, son cómplices de este atraco, al pisotear los derechos de los oferentes, la desgracia de miles de familias que se quedaron sin trabajo, al derrumbar el centro de abastos se pierde el motor económico de este sector comercial, los locatarios fueron reprimidos y hostigados para que abandonaran sus tramos en el mercado, ahora son obligados a instarse en la bodega toxica del ferrocarril, un lugar destinado al fracaso ya que proliferan las enfermedades, robos, y peligro latente para locatarios y consumidores.

Arturo Gutiérrez Camargo locatario del mercado al ser testigo del derrumbe del mercado informo “no estamos conformes con lo que está haciendo el presidente municipal (Gustavo Torres Salinas), estamos dañados totalmente hemos sido humillados y pisoteados por este gobierno, llámese alcalde gobernador, desgraciadamente no hay ninguna ventana para informarlo más adelante, vemos que un solo día empezando por el 10 de agosto fuimos pisoteados humillados, hemos sido despojados de nuestro modo de vida, estamos siendo arrastrados hacia unas bodegas que aparte de toxicas mal ventiladas, y que no tiene ninguna función comercial, no tiene ninguna esperanza que funcione, pues no fueron creadas para esto, nosotros somos gente humilde y vivimos al día, queremos que se nos respeten nuestro espacios pero ya vemos que día a día la prepotencia de este gobierno está aplastándonos”.

El comerciante manifestó de manera enérgica “es demasiado triste yo le digo al pueblo de México y Tampico principalmente, si permitimos la injusticia de nuestros compañeros, vecinos con qué cara vamos a inconformarnos, cuando nos toque a nosotros sufrir la injusticia, hoy les está tocando a unos compañeros mañana nos tocara a nosotros y puede tocarle a cualquiera, puede ser pisoteado por un gobierno que no respeta absolutamente nada, y que se escuda en las armas, para desalojar a pacíficos comerciantes que al ser apuntados y amenazados de muerte, nadie en su sano juicio va enfrentar las palabras contra las balas”.

La demolición del mercado inicio ente 5 y 6 de la mañana cuando las maquinas destrozaron la parte frontal del edificio histórico, mientras los empleados del ayuntamiento encabezados por el subdirector de mercados Francisco Pumarejo, intentaron sacar por la fuerza a los locatarios que están en resistencia, sin el consentimiento de los dueños se introdujeron algunos locales, donde hubo rapiña aprovechando el descuido, José Fernández Espínola también abuso del poder al derribar uno de los puestos que no estaba contemplado, y al percatarse que se tomaban fotografías amenazo con llamar a la policía, actuando altanero y prepotente olvidándose que es un empleado intento censurar a este medio informativo.

Cientos de empleados que laboran en el centro de abastos y consumidores miraban atónitos la demolición del mercado, y calificaron a Gustavo Torres Salinas, los diputados locales Eduardo Hernández Chavarría, Olga Sosa Ruiz y los 21 regidores, de perversos nefastos y represores al sacar por medio de las armas y humillando a los comerciantes dejando un enorme coraje e impotencia, ya que ninguno de los funcionarios que representan al pueblo han dado la cara, se esconden porque son cobardes no tiene capacidad de dialogar ni de enfrentar los problemas de los tampiqueños.

Los locatarios mencionaron “estamos muy angustiados y con coraje de que va a pasar con mi familia, mis hijos que va pasar, que va a pasar con toda la gente que ha sido desalojada, gente que ayer tenían solvencia tenían para vivir, para amanecer para la semana que entra, la mayoría no tiene ni para comer hoy a las autoridades no les importa que muéramos de hambre, para ellos no existimos pero tiene que haber alguien que cambie esta situación, la injusticia no debe prevalecer sobre la verdad”.

Los oferentes sorprendidos por la actitud de un gobernante represor afirmaron “estos atropellos hacía mucho tiempo que no ocurrían en Tampico, una pesadilla para todo el comercio de Tampico que lo que nos hicieron a nosotros se lo pueden hacer a cualquiera, nosotros somos la opción de la gente pobre el mercado es el granero de la gente pobre, con unos días que no hemos trabajado estamos en la ruina, con meses o en décadas que nos espera hemos sido despojados de nuestra fuente de vida, hemos sido despojados de empleo de nuestra razón de vivir”.

Gráfico1