Familiares de Jessica, una joven madre que murió luego de dar a luz por medio de cesárea, debido a una presunta negligencia médica de personal del IMSS de Ciudad Madero, dieron a conocer que procedieron  legalmente en contra de la institución.

Desde su hogar en Altamira, Julieta Portes Rodríguez y Emilio Ramírez Portes, exigieron justicia y piden a la Fiscalía General del Estado que se llegue hasta las últimas consecuencias.

Señalaron que tras el reporte del médico forense, en dónde destaca que el descenso se debió a una mala cirugía practicada, la fiscalía abrir una carpeta de investigación sin embargo el IMSS se ha mantenido hermético.

«Se han portado muy herméticos, no conocemos los nombres de los doctores que estuvieron involucrados, ni tampoco sabemos quién la operó y quién hizo la salpingoclasia, quién dijo que la tenían que operar, ni quién dio la alta médica en las condiciones en que estaba», destacaron.

Estábamos con el duelo y con el papeleo. Su bebé nació bien pero con ella no sabemos qué pasó. Creemos que fue por la operación, ya que ella en vida nos dijo que escucho cuando el doctor le dijo al pasante «córtale» y a partir de ahí comenzó a derivarse todo, denunciaron.

Resaltaron que otra de las pacientes, quien estaba al lado de Jessica en el IMSS, los contactó por las redes sociales, y les dijo que se quejaba de mucho dolor.

«También comentó que fueron atendidas por practicantes y que el médico solo se ponía en la entrada para darles indicaciones mientras estaba con el teléfono celular», dijo.

Reiteraron que esperan la intervención pronta de la Fiscalía para que no quede impune el caso de su familiar.