Por: Ambrocio López Gutiérrez

Aparte de heredar una administración desastrosa del panista Francisco N, el gobernador Américo Villarreal Anaya heredó 43 presidentes municipales de distintos partidos entre los que sobresalen algunos protagónicos, otros patrimonialistas y los que no solo traicionan sino que también mienten y roban (espero que sean minoría). El ejecutivo estatal seguramente tiene referencias acerca de los munícipes que pertenecen a partidos distintos al suyo y también de sus correligionarios entre los que destacan el reynosense Carlos Peña Ortiz, el altamirense Armando Martínez Manríquez y el victorense Eduardo Abraham Gattás Báez quienes han defraudado a buena parte de sus paisanos y al Movimiento de Regeneración Nacional.

El periodista Antonio Arratia firmó un texto que no tiene desperdicio del que retomo partes sustanciales para esta entrega: No, robar, no mentir y no traicionar. Esa es y ha sido la máxima del presidente Andrés Manuel López Obrador y de la Cuarta Transformación. Ese apotegma, recogido a pie juntillas por el gobernador Américo Villarreal Anaya, es una figura retórica consistente en expresar un pensamiento profundo, ético, en forma concisa y en pocas palabras. Egocéntrico, fifí de nacimiento, priista de corazón y morenista por conveniencia y negociación, el alcalde de Victoria, Eduardo Gattás Báez cerró los ojos y se quedó en su vieja etapa de ‘millenialns’ –generación calificada como perezosa, poco preparada y con aspiraciones de vivir bien…

Con la realidad distorsionada a conveniencia, Gattás Báez optó por limpiarse el trasero con el apotegma de AMLO, de la 4T, de Morena –y hecha suya por el gobernador de Tamaulipas-, y desde que llegó a la alcaldía de Victoria empezó a mentir, a robar y a traicionar, sin rubor alguno. Catapultado por una estructura muy parecida a la del crimen organizado, el alcalde se llenó de audacia y devoró rápidamente un presupuesto de 22 millones de pesos presuntamente autorizado para publicitar las labores del gobierno municipal y de paso su deteriorada y lamentable imagen…

Sin embargo, lo que ya es público es que una parte de ese dinero se quedó en sus cuentas bancarias y otra, sustancial, fue a parar a los bolsillos de la marabunta azul, curiosamente la que más ha golpeado al gobernador Américo Villarreal. Al estentóreo y épico grito de “la fortuna favorece a los audaces”, el alcalde se sintió poderoso y perdió pisada, tanto que ahora llora por los rincones y no lo animan ni las zalameras palabras de sus asesores, cuasi delincuentes que en una nalga traen tatuado el fierro de Egidio Torre Cantú, y más escondido, en la otra, el del mismo Francisco N. Sabe que el gobernador está informado de que lo traicionó, que es un ladrón y un mentiroso…

Sabe que una buena parte del dinero que ha robado lo ha usado para golpearlo por medio de los mismos testaferros que desde la campaña emplearon la injuria, la difamación y la guerra sucia para bajarlo y subir así al tristemente célebre “Truko” Verástegui Ostos. Sabe también que el alcalde se quedó con la mitad de los 15 millones de pesos que recibió para entregar a los trabajadores sindicalizados que aún se manifiestan en su contra frente a Palacio de Gobierno. Ah, y preguntando donde debe para tener la certeza, ya tiene los primeros indicios de que un grupúsculo de choque del multicitado alcalde de Victoria participó como generador de violencia…

Pronto, agrega Arratia Tirado, tendrá las pruebas de que el alcalde se habrá quedado con los 30 millones de pesos que debían estar en Victoria como obras terminadas, pero en la noche y en el día espantan porque realmente son obras fantasmas. Que dónde está el dinero?: quizás en la remodelación de su residencia -donde empleados de la alcaldía son obligados a trabajar bajo amenaza de ser despedidos o quedarse sin sueldo-, en cirugías estéticas y en las onerosas cantidades que reciben personajes como Guillermo Martínez García y quienes fueron sus amanuenses oficiales con Egidio Torre Cantú en la coordinación general de Comunicación Social, y que después empleó en la campaña de Baltazar Hinojosa Ochoa y luego en la de César Verástegui…

ANTE EL GOBERNADOR de Tamaulipas, Américo Villarreal Anaya, funcionarios del municipio de Ocampo (también) denunciaron las irregularidades del presidente municipal panista, Melchor Budarth Báez, quien ha emprendido una persecución política contra quienes están en desacuerdo con él. La síndica Adriana Lucio aclaró que no se ha prestado a las corruptelas que realiza el presidente municipal, está a favor de transparentar todo, por ello la persecución política que se ha emprendido contra ella. Los regidores de ese municipio abordaron recientemente al gobernador al término de la ceremonia de honores a la bandera, donde aseguraron que los señalamientos contra la síndico es porque hay dinero de por medio.

La nota firmada por Antonio Hernández sostiene: “Yo no quiero ir a la cárcel por solo transparentar las cosas”, señaló la afectada, la síndico Adriana Lucio al gobernador Américo Villarreal quien le respondió que no va ir a la cárcel y que él tomará cartas en el asunto. Los regidores coincidieron en señalar que el presidente municipal busca recuperar lo que invirtió en su campaña por medio de corruptelas a las que no se van a prestar. Señalaron que ya hay denuncia en su contra ante la Fiscalía pero no avance, está en stand-by y eso no puede ser posible, nadie debe estar por encima de la ley. Por último, el gobernador Américo Villarreal Anaya, instruyó a la Secretaría General de Gobierno para atender la demanda de la gente de Ocampo.

«USTED ES LA PERSONA idónea que necesita todo Tamaulipas porque siempre ha sido una gente sencilla y aquí en Padilla va a tener mucha votación», dijo Enrique Méndez Martínez, habitante de La localidad. En la zona citrícola, la cual produce la mejor calidad de naranja y limón italiano, el candidato del Verde Tamaulipas, Manuel Muñoz Cano, dijo identificarse con los habitantes de la zona rural. «Necesitamos trabajar en equipo para sacar adelante a Tamaulipas y a Padilla, por eso estaré pendiente para gestionar más programas de salud y generar oportunidades para sus familias», dijo. El candidato dijo que la zona citrícola del centro del estado produce cerca de 4 millones de toneladas anuales, lo que habla de la importancia que representa para el estado.

Un comunicado del PVEM, afirma: «Estamos aquí en domingo porque sé que ustedes trabajan toda la semana y por eso agradezco que me hayan regalado parte del tiempo que le dedican a su familia para dialogar sobre lo que haremos al llegar al Senado con el apoyo de su voto». El candidato del Verde Tamaulipas al Senado de la República, recorrió en esta semana localidades como Jiménez, Matamoros, Reynosa y Nuevo Laredo, aprovechando para saludar a los habitantes de Padilla y hablar de frente sobre lo que hará al llegar a la Cámara Alta. «Soy gente de campo, porque desde niño mi abuelo me llevaba a su rancho y conozco las actividades que aquí se realizan», dijo Muñoz. «Es un candidato que trae muchas ganas de servir a los tamaulipecos, por lo que estamos convencidos de votar por él», comentó Benigno González Reyes.

Correo: amlogtz@admin