PUEBLO VIEJO, Ver. – Tal como lo había anunciado, el alcalde Luis Fernando Cervantes Cruz inauguró el mirador turístico en la laguna de Pueblo Viejo, al cual se accede desde la plaza principal por una calle totalmente pavimentada que desemboca directamente al vaso lacustre.
El lugar tiene una imponente vista panorámica y cuenta con palmeras, bancas, iluminación y el nombre de Pueblo Viejo formado con letras de varios colores, ideal para que los visitantes tomen fotografías o selfies, además de mallas protectoras y vigilancia.
El jefe de la Comuna dijo que esta y otras obras, se han hecho con «lo que hemos podido recaudar y lo que nos envían los gobiernos federal y estatal, que es lo mismo que recibía el Ayuntamiento anterior que todavía no hizo nada y nos robó, dejando además una elevada deuda por la compra de lámparas que se funden a cada rato.
Señaló que «todo obedece a un sentimiento muy grande que es el amor a nuestro pueblo, muchas gracias por haber confiado en mí, hoy entregamos esta nueva obra para el solaz esparcimiento de los pueblovejenses, disfrútenlo y que Dios los bendiga».

OBRAS QUE DEJAN HUELLA

Durante su mensaje a los pueblovejenses, Fernando Cervantes dijo que todas las obras realizadas hasta ahora han venido a impactar de manera directa a la población, a tal grado que por ejemplo hoy en Congregación Anáhuac hay empresas de alto nivel y algunas locales, que han decidido invertir en esa zona, como una conocida tienda comercial que abrirá pronto en lo que fuera la bodega de la tienda de consumo de la sección 1 de petroleros.
Indicó que en los tres años de la actual administración se han expedido licencias de cambio de uso suelo y permisos de construcción a empresas que desean establecerse en la margen derecha del río Pánuco, lo que atribuyó al ritmo de progreso que se vive en Pueblo Viejo, donde hay condiciones óptimas como es la seguridad que pese a lo que dicen los opositores, «somos de los municipios más seguros y tranquilos de la región para vivir, para invertir y crecer».
Igualmente, se refirió a obras emblemáticas de su gobierno, como el rescate del edificio de la primaria «Expropiación Petrolera», declarada patrimonio municipal, la remodelación de la plaza principal con el cambio total del piso por cantera, El Chubasco que estaba en malas condiciones y la construcción del quiosco, entre otras.