*Ambrocio López Gutiérrez
Ya casi para finalizar el año PAN, PRI y PRD decidieron saltar al vacío integrando una extraña alianza donde el común denominador es la paliza en las urnas que les puso MORENA en la más reciente elección federal. Los blanquiazules representan a los conservadores más ortodoxos que se opusieron en las cámaras legislativas a las pensiones para adultos mayores y discapacitados; los tricolores son los residuos del viejo y desprestigiado partido de Estado cuyo perfil se define en parte por los exgobernadores que están tras las rejas y los funcionarios del equipo presidencial de Enrique Peña Nieto que son investigados por delitos espantosos y el partido del sol azteca es la izquierda aburguesada que se sumó el tristemente célebre pacto por México con el que se pretendió privatizar al sector energético del país.

Vale destacar que la alianza de los perdedores es parcial ya que se unifican en poco más de la mitad de los distritos electorales pero hay diversas entidades donde los panistas repudian al PRI, como en Nuevo León y Tamaulipas, a pesar de que hay políticos tricolores que se han tirado al piso para que la derecha los acepte como comparsa a pesar de las grandes diferencias históricas que han tenido. Miembro de una antigua familia de comerciantes de ascendencia árabe, el actual administrados del tricolor en Tamaulipas, Edgar Melhem Salinas, ha propiciado la alianza de su partido con los panistas en el congreso y en algunos ayuntamientos con la convicción de que si no forman un frente conservador, difícilmente podrán competir ante MORENA que parece invencible en casi todas las encuestas a nivel nacional. Conspicuos representantes de la derecha ya se deslindaron: con el PRI ni a las canicas.

Ya hay voces que descalifican la alianza de los perdedores pero hay quienes dicen que es correcto porque los conservadores, privatizadores, defensores de la corrupción y enemigos del progreso se han quitado sus máscaras para ir juntos a los comicios para tratar de mejorar su presencia en la cámara federal y evitar que el partido del presidente de la república les gane todas las gubernaturas que estarán en disputa. Sin duda que vivimos tiempos de grandes transformaciones como se evidencia con una alianza que sería impensable en el pasado reciente. Por su parte, los morenistas no se duermen en sus laureles y han anunciado su unión con las organizaciones que conformaron la coalición Juntos Haremos Historia que ya tiene precandidatos únicos a las gubernaturas de varias entidades donde destaca el peso de las mujeres como Clara Luz Flores, exalcaldesa de Escobedo, que va por Nuevo León con muchas posibilidades.

En otro tema de esta navideña temporada, por medio de un video difundido en redes sociales la tarde del 24 de diciembre y reproducido el día de la Navidad en medios digitales e impresos de toda la república, el presidente Andrés Manuel López Obrador y su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, enviaron un mensaje de “aliento, de esperanza y de amor” para todo el pueblo mexicano. “Hoy es 24 de diciembre, es Nochebuena y nosotros deseamos que eso sea para ustedes también”, indicó la investigadora, historiadora y escritora. Indistintamente de religiones y creencias, agregó, “es una noche en la que millones de familias se reúnen para celebrar, aunque “estamos en condiciones distintas esta vez, nos han pedido quedarnos en casa, no visitar familiares, pero eso no puede ser un motivo para no celebrar y no dejar de tener fe. Nosotros, los que somos creyentes pensamos que el porvenir viene mejor, y seguramente así será”.

El Presidente López Obrador recordó con emoción que la festividad recuerda el nacimiento de Jesucristo, “un hombre que encarnaba el amor y la fe”, e independientemente de si cada persona es creyente, la enseñanza y obra de Jesucristo es de transformación y tiene que ver con “la defensa de los pobres, de los desposeídos, de los que sufren, de los enfermos y también tiene que ver con la fe en el porvenir”. Al subrayar que ello no se limita a lo religioso, refirió que Benito Juárez llamaba a no perder la fe. En seguida, apuntó que es un milagro que en menos de un año se tenga una vacuna contra el coronavirus, lo cual se le debe a los científicos.

Recordó que el jueves comenzaron las primeras aplicaciones del biológico para los trabajadores de la salud que “están arriesgando sus vidas por salvar vidas; es un acto de humanismo sublime, bellísimo, son héroes, son heroínas, ellos son los primeros que serán protegidos por la vacuna, y luego los adultos mayores, los ancianos respetables que necesitan también protección”. El mandatario garantizó que la protección llegará a toda la población, aún en las zonas más marginadas y en las sierras, de manera gratuita. Esto es, dijo, “para tener fe en el porvenir, es decir, no darnos por vencidos. Nuestro pueblo siempre ha resistido calamidades porque tiene mucha fortaleza espiritual”. A unas horas de la noche buena mandó un abrazo, y de manera especial lo dedicó a quienes han perdido seres queridos. “¡Ánimo y fe!”, expresaron Beatriz y Andrés Manuel.

Tampoco podía faltar el mensaje del senador victorense (AVA). Amigas y amigos tamaulipecos: Les hago llegar un saludo con mucho cariño a ustedes y a cada uno de los integrantes de su familia en casa. No cabe duda que hemos enfrentado un año difícil, un año donde muchos de nosotros hemos tenido sensibles pérdidas y dificultades en los distintos aspectos de nuestro diario vivir. Estoy seguro, que cada uno de ustedes ha luchado ante distintas adversidades y afortunadamente aún tenemos la oportunidad de saludarnos, de reponernos y de reintegrarnos porque es el carácter de nosotros los tamaulipecos. La situación mundial actual nos enseña con humildad que, por encima de todo, la salud se vuelve el bien más preciado para los seres humanos, y la fe, esperanza y reconciliación, los valores que habremos de llevar a nuestras familias.

El cardiólogo que aspira a ser gobernador de Tamaulipas agregó: Seamos amables los unos con los otros en estas fiestas que se acercan, seamos tolerantes, agradecidos, compartidos y ayudemos en la medida de nuestras posibilidades a nuestro prójimo. Sepan ustedes que su servidor y amigo, lleva siempre al pueblo tamaulipeco en su corazón, y en estas fiestas navideñas y de año nuevo, me complace enviarles un fuerte abrazo a cada una y a cada uno de ustedes y desearles amor y paz al interior de sus hogares. Con el nuevo año, nace la esperanza de que habrá tiempos mejores para los tamaulipecos. ¡Muchas felicidades!! Américo Villarreal Anaya y Familia.

Para concluir esta entrega, el columnista agradece todos los mensajes recibidos de familiares y amigos, especialmente de mi compañera la maestra Clara, mis hijas Francia, Andrea y Victoria. También envío abrazos para mis nueve y medio nietos, a mis yernos, a mis primos Modesto y Edilverto (Michigan), mis queridas primas Lourdes, Olivia e Irma (El Naranjo, SLP), a mis cuñados y cuñadas, tíos y sobrinos a los primos políticos Guillermo, Enrique, Leticia, Claudia (Torreón) y a todos los demás. Va también el abrazo con agradecimiento para mis estimados editores y mis compañeros de trabajo.

Correo: amlogtz@gmail.com