Por Helí Herrera Hernández

                                               plazacaracol@hotmail.com

         Llevan meses que los consejeros del Instituto Nacional Electoral han estado en el ojo del huracán, por las decisiones que han venido tomando en relación con el proceso electoral que recién vivimos.

         Si bien es cierto que la elección del 6 de junio >en medio de la pandemia< resulto un triunfo para ellos, también lo es que la misma dista mucho aun de ser calificada como totalmente exitosa, por todas las acusaciones que distintos actores y organismos civiles han venido señalando que sucedieron, y que, al momento de valorarlas, los consejeros tienen distintas varas para evaluarlas y sancionarlas.

         Veamos tan solo dos casos que han ocupado, desde el jueves pasado que se conocieron, los principales comentarios en los noticiarios de radio, televisión, redes sociales y periódicos nacionales y extranjeros, inclusive: las sanciones al partido Verde y a Movimiento Ciudadano.

         Al prostituido partido Verde lo sancionan con una multa de 40.9 millones de pesos y la suspensión de spots de radio y televisión, en tiempos ordinarios por un año, debido a que desplego de forma ilegal, OTRA VEZ, propaganda con dinero de procedencia desconocida (así lo confesaron los dirigentes nacionales verdes), rompiendo la equidad en la contienda, vulnerando la Ley Electoral, al contratar 95 influencers para que en plena VEDA ELECTORAL >no podían hacer campaña<, llamaran a sus mas de 10 millones de seguidores a votar por el instituto político del tucán.

         Así, el partido Verde, reiteradamente (ya lo había hecho en la elección de 2015), de manera desleal, ilegal y grave, aprovecho la VEDA ELECTORAL para sacar ventaja de manera alevosa, burlándose de las autoridades federales electorales, que de manera sospechosa no decidieron aplicarles lo que determina el artículo 456 de La Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales que dice “”, inciso a) fracción V: En los casos graves  y reiteradas conductas violatorias de la Constitución y de esta Ley Electoral de los partidos y asociaciones políticas……..con la cancelación de su registro como partido político””.

         En este caso, el partido Verde vuelve a violar la ley, de la misma forma como lo hizo en 2015 ( como sabiendo que goza de impunidad), en plena veda electoral, contratando a 95 influencers profesionales (no una), para hacerlo, conociendo que entre los 95 suman  a poco mas de 10 millones de seguidores, y 7 consejeros electorales deciden multarlos con 40.9 millones de pesos.

         En cambio, la vara del INE se vuelve violenta para sancionar a Movimiento Ciudadano, por la participación de la ESPOSA del candidato a gobernador por Nuevo León, Samuel García por el partido naranja, Mariana Rodríguez Cantú, quien tiene en las redes sociales a 1.8 millones de seguidores. A MC los consejeros deciden en conjunto sancionarlo con una multa total de 83.4 millones de pesos, y a Samuel con 448 mil 996 pesos.

         Veamos: 95 influencers del Verde con mas de 10 millones de seguidores, llamando a votar por ese partido en VEDA ELECTORAL (ilegal), 40 millones de pesos de multa, y a Movimiento Ciudadano, con la esposa del candidato subiendo 45 fotografías y 1300 historias de su vida amorosa a las redes sociales, y llamando a votar por SU MARIDO, SU COMPAÑERO DE VIDA, dentro de los términos legales para realizar campaña: 83.4 millones de pesos de multa.

         Sentencia, la de los consejeros del INE abyecta, cargada de rencor, machismo y hasta odio, diría yo, que busca evitar que las esposas/os, se sumen apoyar a sus parejas cuando estos decidan participar en política, pero complaciente, generosa, benévola con los VERDES y sus mercantilistas influencers, que SI COBRARON por esos mensajes; mientras que, a Mariana, dicen los 9 consejeros, debió cobrarle a Samuel por esos llamados a sufragar por él. ¡La quieren hacer hasta de abogados del diablo!

           Una vara de mano amiga, la de los consejeros del INE, para los que violan la ley elección tras elección, de la misma manera, en plena VEDA ELECTORAL, perdonándoles la aplicación del artículo 456 de La Ley General de Instituciones y Procedimientos Electorales, al partido Verde (en 2015 Andrés Manuel López Obrador pidió al INE le retiraran el registro también), y otra vara, extremadamente misógina, rigorista, conculcadora de los derechos humanos de Mariana Rodríguez Cantú, que tiene todo el derecho de apoyar a su marido Samuel García.

         Afortunadamente esta sentencia del Instituto Nacional Electoral no solo es inaceptable sino atacable en el Tribunal Federal Electoral, en términos jurídicos y no inquisitorios, como los que realizaba el Santo Oficio. Éste “criterio” de la mayoría de los consejeros, venturosamente nunca será inopinable  e incuestionable en términos de la ética ciudadana, sobre todo en una sociedad como la nuestra, que tiene perfectamente claro que por un lado marcha la legitimidad, y por el otro, frecuentemente, en >sentido contrario<, la legalidad.

Twitter: HELÍHERRERA.es