FACTOR ENTRE DOS

Por: José Efraín Caballero Sevilla

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) quien desde su nacimiento se definió como un partido con ideales de izquierda, ha sufrido de diversas transformaciones en su orientación política, tras casi un siglo en el ejercicio del poder.

Inicialmente promovió beneficios en favor de la clase trabajadora en México, y es en los últimos 30 años, que sufrió un giro en su plataforma de gobierno y se orientó hacia un modelo neoliberal.

Al final de este periodo, el resultado fue la pérdida del 80% del poder adquisitivo del salario mínimo, y en contraste se fortalecieron algunas de las empresas mexicanas transnacionales, que gozan de mayor relevancia en sus respectivas áreas a nivel mundial.

En el último periodo presidencial del PRI, Peña Nieto presumió ante los ciudadanos, que una nueva generación de gobernadores de su partido, moverían a México. Al término de su mandato, 22 Gobernadores priistas eran ya sujetos a investigación por casos de corrupción en sus respectivas administraciones.

Esta mala imagen, que impactó en la ciudadanía, explica por qué en cada ejercicio electoral, ha venido disminuyendo cuantitativamente su número de votantes, quienes, en su mayoría según las cifras, han migrado a la oferta política de Morena, con quienes los electores sienten una mayor afinidad politica.

Este fenómeno se explicaría, al existir una similitud en las causas que sigue el partido Morena, equivalentes al proyecto político del PRI en sus inicios, como el fortalecimiento socioeconómico de la clase trabajadora, la creación de instituciones de seguridad social como el INSABI que, para ejemplificarlo, es el equivalente al IMSS e ISSSTE creados por el PRI en su momento.

Antes de las elecciones del año 2021, el Partido Revolucionario Institucional era quien poseía la mayor cantidad de gubernaturas, contando con 12 entidades.

Posterior a esa jornada electoral, Morena le arrebata 8 gubernaturas y se posiciona como la mayor fuerza política en los Estados sumando ya 17.

La bien posicionada marca Morena en este 2022, sumaría dos Estados más, quien ha venido ganándole todas las batallas electoralmente al PRI. Los Estados de Oaxaca e Hidalgo mantienen una preferencia de sus electores hacia los candidatos del Movimiento de Regeneración Nacional, según diversas encuestas.

Es así, que el PRI al haber abandonado sus causas, y haber orientado sus políticas hacia el neoliberalismo, Morena ha tomado la estafeta dándole continuidad a aquellas que fueron abandonadas por los regímenes Priistas anteriores, perfilando programas que incentivan el empleo y el salario mínimo, entre otros.

El PRI quedaría solo con 2 gubernaturas posterior al 5 de junio del presente año. Una acelerada perdida de 10 Estados, en solo 2 años. Administraría únicamente el Estado de México y Coahuila.

Ante estos datos, nos encontramos a la víspera de una posible extinción del mapa político del Partido Revolucionario Institucional, que en 2023 perdería sus últimos dos Estados gobernados.

En el presente año, contaron con una última oportunidad de reivindicarse ante las mayorías, pero el haber votado en contra de sus representados en el Congreso de la Unión, no les favoreció en el ánimo de los electores.

Una vez más el ciudadano sintió que le dieron la espalda, al defenderse intereses particulares, lo cual ha alejado aún más a los potenciales votantes.

De esta manera, Morena retoma en su plataforma política el nacionalismo y el estado del bienestar, abandonado por el Priismo, el cual, ante las presentes estadísticas, se enfila a desaparecer de la vida pública, ante la migración de su capital político electoral.

En Tamaulipas, un factor decisivo para el candidato Américo Villarreal Anaya, es amalgamar las bases del Priismo estatal, que fueron bastas y suficientes en su época dorada, quienes sienten mayor representatividad ante la figura del candidato morenista, pese a que existe un acuerdo cupular que difiere del sentir de sus militantes y ex simpatizantes.

Ex Priistas como Oscar Luebbert, Manuel Muñoz Cano, Juan Mansur, José Hernández Cuesta; son algunos de los actores políticos que se han venido a sumar al proyecto del Dr. Américo.

Cabe señalar, que figuras de alto calado que simpatizan con el proyecto Obradorista, aún no han sido vinculadas al proyecto, cuando la situación requiere la suma de voluntades. Queda la moneda en el aire, ya que aún hay tiempo de inclinar la balanza sumando a importantes actores políticos, en una elección tamaulipeca que sin duda promete ser la más competitiva en esta jornada electoral del 5 de junio en el país.

Amigo lector, le he de comentar que en relación al incidente en días anteriores en Presidencia de Victoria, se dio a conocer públicamente un video, en donde las personas interrogadas por la ayudantía, mencionaban ser estudiantes de la UAT, por lo que se procedió a desarmarlos.

Así las cosas, pareciera el oficial no haberse identificado plenamente al momento de haber sido interrogado, por la seguridad del Alcalde.

Amigo lector, tenga un excelente día.

Contacto: factorentredos@hotmail.com