Victoria y Anexas

Por: Ambrocio López Gutiérrez

Las fronteras culturales difieren de las políticas como lo demuestran algunas regiones mexicanas que tienen características definidas por la vestimenta, la gastronomía, las edificaciones o el paisaje. Es el caso de la Huasteca que ocupa parte de los territorios de San Luis Potosí, Hidalgo, Veracruz, Tamaulipas, Puebla, Querétaro y Guanajuato, entidades donde se canta el huapango, se come zacahuil, se viste de manta y las mujeres utilizan el hermoso quexquémetl. Aprovechando la parte sustancial de un texto elaborado por Isela Yaneth Vázquez Sánchez para Sociología de la Interculturalidad, materia que imparto en la UAM de Ciencias, Educación y Humanidades (UAT), comparto aquí una pequeña muestra de esa cultura prehispánica.                              

Ocupando varios estados la región de la Cultura Huasteca es conocida por ser de las pocas en haber sobrevivido el paso del tiempo, por tanto, es una joya de la riqueza cultural de Mesoamérica. Habiéndose derivado de la cultura maya, los ancestros de la Cultura Huastecas supieron manejarse, abarcando parte importante del territorio mexicano. No obstante, a pesar de importantes invasiones a lo largo de la historia, los Huastecos consiguieron resguardar parte esencial de su identidad y costumbres étnicas. Además, los Huastecos encontrarían la mejor forma de incorporar a sus raíces, rasgos característicos de las culturas que le influenciaron. La Cultura Huasteca se manifiesta más que todo en el arte. También, en sus costumbres y tradiciones que a lo largo de los años fueron adaptándose hasta formar parte de nuestro folclor.

Claro que, dentro de estas tradiciones siempre se podrá resaltar la influencia de la cultura europea, sobre todo en lo que respecta a la religión. En la actualidad, la denominada Región Huasteca, resguarda un legado histórico de más de 3000 años de antigüedad. Siendo parte de este legado el idioma de la Cultura Huasteca, el cual hoy en día sigue vigente. Los hallazgos arqueológicos muestran que la cultura huasteca llegó a la zona del golfo de México entre el 1500 a C y el 900 a C. Se trataba de grupos de procedencia maya procedentes del sur del país. Desde sus inicios, los Huastecos habrían escogido lugares estratégicos donde pudieran sacar provecho de los recursos naturales, y así, favorecer el desarrollo de sus asentamientos. 

Dichos lugares pasarían a formar la denominada Región Huasteca. Hoy en día está compuesta por partes de los estados actuales de: Hidalgo, Puebla, Querétaro, San Luís Potosí, Tamaulipas, Guanajuato y Veracruz. La Huasteca es una cultura viva cuya raíz se remonta a la época prehispánica. Sus tradiciones y rasgos característicos han transcendido a nuestros tiempos. Desde sus inicios, diferentes grupos étnicos han poblado la Huasteca: tének, nahuas, pames, otomíes, totonacos, y tepehuas. La Huasteca pertenece al tronco lingüístico maya, se estableció en su territorio actual en la costa del Golfo de México hace aproximadamente tres mil 600 años. En su creación de materiales apreciamos la madurez de un estilo, los símbolos, conceptos, técnicas e ideas que integraron a una población diversa. 

El idioma más hablado por los huastecos es el tének. Los huastecos, en su idioma, se denominan a sí mismos tének, que significa “hombres de aquí”. En la actualidad aún se hablan tres idiomas indígenas en la región de la Huasteca: el náhuatl, en Veracruz y parte de San Luis Potosí; el huasteco, en San Luis Potosí, en el norte de Veracruz y en Tamaulipas; y el pame, un dialecto que se utiliza en la zona montañosa que separa San Luis Potosí y Querétaro. Así como el resto de la familia de idiomas nativos de Mesoamérica, el idioma Huasteco posee sus propios fonemas y rasgos característicos que han prevalecido. Ahora, si bien el idioma Huasteco todavía sigue en vigencia, los que lo dominan también tienen conocimiento sobre otras lenguas.

Hoy en día, hay alrededor de 200000 personas que dominan el idioma, y se encuentran esparcidas en los estados de Veracruz y San Luís Potosí. La organización política de esta cultura era totalmente jerárquica, estando al frente de la misma los caciques, los sacerdotes y los militares. Por debajo de ellos se encontraba la clase social formada por nobles y guerreros. Debajo de estas clases altas se encontraban los comerciantes y artesanos. Finalmente, en el último escalón de la estructura política huasteca se encontraban los campesinos. El cargo de cacique era hereditario y pasaba al descendiente masculino adulto más cercano. La principal actividad económica de este pueblo era la agricultura, y sigue siéndolo en la actualidad, junto con la ganadería y la elaboración de elementos de madera. 

Entre los cultivos que más producían tenemos el maíz, las calabazas los frijoles, los chiles, la yuca y las patatas; usaban la agricultura de temporada, cuando comenzaban las lluvias. Antes de plantar tenían la costumbre de quemar las tierras de cultivo. La recolección de plantas silvestres era también una práctica común entre los huastecos. Este pueblo aprovechaba lo que la naturaleza le ofrecía, como chiles pequeños, frutos silvestres, miel, sal, mariscos y animales que cazaban. Los huastecos utilizaron la escultura como medio de expresión.

Sus obras poseen características únicas que las diferenciaban de las producidas en otras culturas. Con las piezas que elaboraban, los huastecos representaban su cosmovisión. Normalmente, eran representaciones de sus dioses o de personajes importantes dentro de la comunidad. El material utilizado para realizar las estatuas era la piedra arenisca. El resultado eran figuras humanas, normalmente inexpresivas y de un sexo indefinido. En algunas ocasiones también representaban animales La cerámica huasteca durante el Periodo posclásico se enriqueció con la influencia recibida desde otras culturas. Las más notables fueron las del área maya y las del centro de Veracruz. 

En la antigüedad, la vestimenta Huasteca se caracterizó por la combinación de la desnudez con algunos elementos ornamentales, como la deformación craneana, la perforación del cartílago central de la nariz y los lóbulos de las orejas para colocarse huesos o la limadura de sus dientes, además, se pintaban el cabello y se tatuaban el cuerpo con diferentes colores, complementando el atavío con el uso de brazaletes, adornos Generalmente la vestimenta femenina de la cultura huasteca transmite alegría por sus colores muy vivos, de esta manera, consiste en una blusa de color amarillo, azul celeste o rosa, adornada con pliegues en la pechera, cuello alto y mangas amplias, adicionalmente, va combinada con una falda de percal negro llamada lacbé, sujeta a la cintura con un ceñidor y plumas. 

La vestimenta Huasteca masculina, es mucho más simple, ya que solo usa pantalón ajustado a la cintura con un cinturón y una camisa de color blanco que puede tener bordados de colores, acompañado de un pañuelo rojo en el cuello y un sombrero de palma, así como un morral de fibra de zapupe. Los huastecos han conservado sus raíces, aunque han evolucionado con el contacto de las culturas europeas. El Xantolo, o fiesta de los muertos, es de las celebraciones más importantes para la cultura huasteca, en consonancia con el resto de México. Una de las costumbres prehispánicas de los huastecos son los ritos de curación. Estos son llevados bajo la guía de curanderos. En la actualidad, la religión que practican los huastecos es el catolicismo, aunque con algunos elementos de sus antiguas creencias prehispánicas. 

Como todos los pueblos religiosos de la época prehispánica, y de Mesoamérica, los Huastecos eran politeístas, ósea que eran adoradores de varios dioses generalmente relacionados con la naturaleza. Además, estos dioses que tenían relación con elementos naturales, también eran participes de los fenómenos que acontecían en la vida diaria de los Huastecos, tenían muchos mitos como la fertilidad, la vida y la muerte. También en esta cultura indígena nativa de México, adoraban a sus antepasados, con la creencia de otra vida donde residían las almas de los antiguos, en un paraíso subterráneo, de allí la influencia cultural mexicana del día de muertos. La creencia de los Huastecos guarda una poderosa creencia, donde el origen de los antepasados proviene de la tierra, de las cuevas, o eran descendientes de árboles o jaguares convertidos en personas. 

Como dice el popular son huasteco, para hablar de la huasteca hay que haber nacido allá. La cultura huasteca es una de las más importantes de nuestro país ya que nos ofrece una gran diversidad cultural muy rica por sus costumbres, tradiciones e idioma; nos permite conocer sus orígenes y al mismo tiempo disfrutar de ella ya que esta cultura prevalece en nuestros días. Sin embargo, los grupos huastecos actuales son muy distintos unos a otros. Puedo decir que la cultura huasteca es única e irrepetible, el legado que nos deja lo podemos observar y sentir a través de su música, la alimentación, vestimenta, escultura, organización social, el arte, su idioma, los conocimientos médicos y las técnicas de cultivo todos estos aspectos culturales nos los heredan las culturas mesoamericanas, la esencia de la huasteca prevalecerá…

Correo: amlogtz@admin