Las lluvias presentadas durante las últimas semanas han permitido que los campos de la área urbana se encuentren en una humedad adecuada que permitirá a los productores poder sembrar soya y sorgo en este ciclo.

Jose Enríquez Reyes, delegado especial del Comité Municipal Campesino en Altamira puso que después de 5 años en que no se presentaban lluvias como las actuales, de gran beneficio para el campo para la siembra de diversos granos y hortalizas.

«Sí es parejo la humedad en toda la zona rural se estarán sembrando 28 mil hectáreas, con esto se puede salvar este ciclo, porque la pasada ya se perdió», comentó.

Agregó que durante el siglo pasado se perdieron 28 mil hectáreas, afectando a varias comunidades que pertenecen a Altamira.