* El tratamiento del agua sale más caro por el alto nivel de salinidad que hay y algunos negocios prefirieron cerrar porque no les conviene

Tampico, Tam.- Hasta en 20 pesos están vendiendo el garrafón de agua en las purificadoras de la localidad cuando antes su precio no pasaba de 9 pesos, esto como consecuencia de la alta demanda derivado de la alta salinidad con que está saliendo el agua potable de los grifos.Jesús Carballo Martínez, director de la Cámara Nacional de Comercio Pequeño, Canacope, informó que al menos cinco negocios de ese giro han cerrado los quioscos de autollenado pues dicen que no les conviene trabajar así.»Hemos platicado con socios de ese giro que tienen dispensarios de agua, han dicho que ya varios han dejado de prestar el servicio debido a que el costo del agua está subiendo bastante debido a que el líquido tiene que ser tratado con más químicos debido a la sal que está teniendo y eso ha elevado el costo y ha hecho que deje de vender en algunos quioscos», indicó.Carballo Martínez agregó  que con esto la gente se empieza a preocupar «empezamos a ver largas filas para adquirir el agua y me reportan que el precio ya está llegando a los 20 pesos el garrafón cuando estaba en 9 pesos».El director de la Canacope pidió a la población no caer en pánico pero sí que tomen precauciones.»Que no lo tomen como una alarma porque tampoco hay desabasto pero sí tomen precaución y de que está subiendo está subiendo el precio del garrafón, yo creo que un cien por ciento», aseveró.Comenta que algunos comerciantes están aguantando la situación y siguen trabajando pero otros prefirieron dejar de vender en autollenado porque se elevó tanto que tienen que dejar de vender para no entrar en altos costos.Por último, el entrevistado dijo que esperan que se solucione el problema de la salinidad para no caer en estado crítico.