La realidad electoral sobre las encuestas. 

Por redaccion Ago27,2023

Loading

Por Helí Herrera Hernández 

Las calenturas electorales en el Frente Amplio por México están tan altas, como las necesidades de los y las políticas que las necesitan para saciar sus apetitos en esa materia. 

Es casi imposible lograr que reflexionen. Andan obnubilados. No aceptan que hoy gobierna AMLO por los malos gobiernos del PAN, y los malísimos del PRI; y sacan una brillante determinación: Que para correr de palacio nacional al que ellos metieron, son ellos mismos los que lo harán, a pesar de todos sus latrocinios, corruptelas y abusos que cometieron. 

No hay ninguna fuerza política capaz de derrotar a MORENA mas que la suma de los partidos que le fallaron a México, y menos, si esa fuerza tiene un 8 o 9 % de las famosas encuesta pagadas por ellos, o por los otros tramposos, igual de marrulleros e ineficaces  del partido magenta, según los polític@s  de altos vuelos (o que así se sienten) del Frente Amplio. 

Solo pondré un ejemplo que nos arroja la realidad (no ficticios), de los muchos que hay en México y en el extranjero, muy recientes éstos últimos, inclusive, como los que sucedieron en Argentina, Ecuador, Guatemala y España, donde las encuestas decían una cosa, y el día de la elección el electorado dijo otra. 

Pero vayamos al de aquí , el sucedido en 1988 que tiene las mismas características y un similar escenario al que estamos viviendo en la actualidad: Los mexicanos estaban hartos de los priístas que impusieron al neoliberal mas preclaro de ese momento, como su candidato a la presidencia de la republica, Carlos Salinas de Gortari, con la agravante  que en aquellas épocas, los honestos gobiernos priístas controlaban los procesos electorales, desde la expedición de la cartilla para votar, los padrones, los que iban a ser funcionarios de casilla, la hechura de las boletas electorales, las actas de los resultados, de impugnación y hasta la autoridades que calificaban la elección de válidas (no tiene caso aquí hacer una retahíla de los robos electorales que ejecutaron), y sucedió que Cuauhtémoc Cárdenas decide romper con ese sistema y se postula por 3 partidos políticos pequeños: uno que solo existía prácticamente en el estado de Tamaulipas, el PARM; luego por el PFCRN -exPST- que tenía presencia en gran parte del País, con minúsculos militantes, y el PPS que estaba en todo México, pero que en mas de 10 estados solo tenía unos cuantos seguidores y su fuerza se concentraba en el resto, pero, partidos pequeños al fin. 

Cuando se conoció la noticia, las burlas hacia ese proyecto no se hicieron esperar, tanto de los periodistas-columnistas a sueldo del PRI-Gobierno, como de connotados hombres y mujeres de ese instituto político. De locos, estúpidos, aventureros, perdedores, morralla política no nos bajaban, augurándole al Frente Democrático Nacional (FDN), como se le llamo a esa suma de mini partidos, un final desquiciante, augurando que los tres perderían su registro, y que Cuauhtémoc terminaría llorando  su derrota en el monumento a la revolución, donde se encuentran los restos de su padre. 

Imposible en aquellos tiempos ganarle a la maquinaria electoral del PRI-Gobierno. Una proeza, un milagro, decían, si sobreviven el PARM, el PFCRN, el PPS y el mismísimo Cárdenas. Abundaron las mofas, las risas, la sorna durante todo el proceso electoral; tuvimos que aguantar, mas de 10 veces, las ganas de sorrajarle una cachetada por lo menos a alguno de esos impolutos políticos por sus calificativos  que vertían sobre nosotros ya de forma grosera y ruin, pero tercos, como hemos sido, de que al otro día que nos hacían un fraude electoral ya estábamos de nueva cuenta en la calle, llamando al pueblo a rebelarse, jamás nos doblamos, y contra toda la propaganda mediática (la radio-televisión y periódicos estaban al servicio del PRI-Gobierno) y las acciones de amenazas y/o hasta pasar horas de encarcelamiento, luchamos con la convicción y fuerza de nuestros principios, y llegamos a aquel miércoles 6 de julio, día de la elección. 

El resultado  ya lo conoce usted amable lector, estimado radioescucha. Los mini partidos derrotaron al gigante (peor entonces, porque hoy esta el INE con todo y sus asegunes). Arrancamos con menos del 4% de preferencias electorales y sin embargo, solo el mega fraude evito que tuviéramos a Cuauhtémoc Cárdenas como presidente de México. 

Esa es la realidad y no otra. La correlación de fuerzas siempre derrota a las encuestas electorales aquí y en china.  

Por eso la experiencia y la prudencia, que solo la da lo vivido en ese terreno, me obliga a decirles que si el PRI-Gobierno cayo, con mucha razón caerá MORENA, y que para lograrlo se necesita visión de futuro y de grandeza por México, no simplemente ocurrencias.   

 

Related Post