*Los ladrones actuaron a placer; levantaron prácticamente la cortina metálica para perpetrar el ilícito.
Por: María de Jesús Cortez

Tampico.- Los amantes de lo ajeno aprovecharon el confinamiento social y la falta de vigilancia policiaca para perpetrar un robo en un céntrico negocio que dejó pérdidas por más de 15 mil pesos en efectivo, mercancía además de los daños materiales a la cortina metálica por lo que comerciantes exigen a la autoridad porteña redoble la vigilancia.Martha de la Cruz, comerciante de la localidad dijo en entrevista que el encierro que hay y la falta de presencia policiaca en la noche es una invitación al ladrón para que después de esas horas pueda operar a su libre albedrío.Dijo que lo peor es que eran las 9 y media de la mañana de este viernes cuando le hablaron a su hermana quien es dueña de ese negocio para avisarle que estaba abierto y violentada la cortina pero a esa hora de la mañana ninguna autoridad había pasado por el lugar para tomar conocimiento del atraco pese a que la cortina estaba levantada.»Ya se había solicitado que reforzaran la vigilancia desde que empezó el cierre de negocios porque esta área, si bien es el centro está sola porque no hay gente que habite, están los negocios cerrados, las calles se quedan solas no sólo aquí sino en todo el centro pero aquí en particular está más solo», recalcó.Martha de la Cruz dijo que han notado que no hay patrullas después de las 7 u 8 de la noche en el centro de la ciudad aunque los agentes policiacos dicen que sí hay «pero no las hemos visto».La comerciante dijo que su consanguínea va a interponer la denuncia correspondiente porque dijo que se llevaron 15 mil pesos en efectivo y para hacer el trámite que procede en términos de Hacienda.»Sabemos que es difícil recuperar lo robado pero que quede asentado que hay robos en la zona centro», añadió.La entrevistada hizo saber que otro local ubicado cerca de allí tiene golpeados los candados y en días pasados una florería también la abrieron.»Necesitamos que la autoridad nos eche la mano porque así sin vigilancia es como un llamado a la delincuencia para que después de las diez de la noche puedan operar», concluyó.