Por Helí Herrera Hernández

         Fue una Convención Nacional Democrática emotiva, simbólica, cargada de ideas que convergían todas ellas en la patria, la patria que todos soñamos y añoramos para nuestros hijos, para nuestros nietos.

         Allí, en los salones Olmeca del Pepsi Center (o Word Trade Center, como todavía muchos lo llaman), resonaban las palabras del ungido líder nacional de Movimiento Ciudadano sentenciando: “no se puede avanzar con la mirada fija en el pasado; nuestra obligación es mirar al futuro, imaginar el futuro de México, definir el futuro de México, hacer el futuro de México”.

         Bajo esas premisas, el gobernador de Jalisco Enrique Alfaro llamo a todos los y las delegadas a cerrar filas en torno a las alternativas y causas que enarbola el partido naranja, manifestando que el cumplimiento de las mismas en la entidad que gobierna, sirvieron para que la sociedad les refrendará el pasado mes de junio la confianza, y diera el triunfo en las urnas a los y las candidatas a distintos cargos de elección popular (por quinta vez consecutiva en Tlajomulco y segunda en Guadalajara, entre otros muchos mas).

         La intervención del gobernador de Nuevo León sirvió para advertirles a los incrédulos de siempre, aquellos que llevan años atacando a Movimiento Ciudadano, y lo han dado por muerto elección tras elección, que este partido fue el único que creció en la pasada elección exponencialmente, y que para aquellos francotiradores que están desde ahora afirmando que: o nos sumamos a la alianza >va por México<, o sucumbimos el 2 de junio de 2024, porque no alcanzaremos el 3 por ciento de la votación nacional y perderíamos el registro como partido político nacional, que cuando el arranco su campaña por la gubernatura de su estado, solo le daban un 8 % de las preferencias electorales, y termino ganando por un amplio margen el poder ejecutivo de aquel prospero estado del norte de la república.

         Samuel García preciso que Movimiento Ciudadano tiene desde ahora su ruta trazada para la próxima elección federal, y es con candidatos propios a todos los cargos de elección popular, incluyendo la presidencial, donde menciono los 27 puntos conque la encuesta del periódico REFORMA ubica a Luis Donaldo Colosio, solo a 3 y 4 de Claudia Sheinbaum y Marcelo Ebrard, respectivamente, y eso sin hacer campaña, como ya la hacen los de MORENA.

         Y luego, el discurso de la presidenta municipal de Campeche Biby Karen Rabelo y, al final, la del alcalde de Monterrey Luis Donaldo Colosio Riojas que fue, increíblemente, el que concentro a decenas y decenas de fotógrafos, periodistas, camarógrafos, grabando su discurso, poniendo atención a cada una de sus palabras, como cuando afirmo que Movimiento Ciudadano es una solida familia, con unidad y visión del país que se quiere, y que si todos los funcionarios surgidos de ésta honran la palabra empeñada en campaña, será la mejor publicidad para que ganemos la presidencia la república en 2024.

         Si, fue una Convención Nacional emotiva, ideológica, convergente en principios y objetivos, que sirvió para definir la ruta a seguir por todos los liderazgos del país, que se planteo su mayor misión a cumplir: ganar la presidencia de la república con un candidato propio, que mire al futuro y nunca al pasado, que haga ver a la sociedad ese futuro con alternativas y causas viables, y ya instalado en Palacio Nacional, que construya ese futuro que tanto soñamos millones y millones de mexicanas y mexicanos para nuestros hijos, nietos y futuras generaciones.

         Y encargo, para dirigir esta misión, a un militante creador y fundador de este instrumento político, capitán de tormentas diría yo, que tiene el talento de involucrar a la sociedad en sus proyectos: a Dante Delgado.