Por: José Efraín caballero Sevilla

A nivel mundial y también local, la escasez de agua se está convirtiendo en una dificultad que está sobrepasando la capacidad natural de llevar suministro a las poblaciones, por lo que las obras de infraestructura resultan costosas.

El agua no disminuye ni aumenta en cantidad en el planeta, sino que circula, siendo un ciclo natural ininterrumpido y es la misma que hace millones de años ha existido, pero es artificialmente, el que se han provocado los cambios en este ciclo por la contaminación, las industrias y la actividad humana.

En nuestra vida diaria, es un recurso necesario e insustituible y existen tratados entre los Estados e inclusive tratados internacionales para poder aprovechar y administrar este recurso natural, necesario para la subsistencia y para la industria, y en consecuencia para la actividad económica.

Existe un plan de parte de la UNESCO, el cual se llama Programa Hidrológico Internacional (PHI) que consiste en promover la investigación de manera conjunta sobre problemáticas y desafíos particulares a la calidad del agua, a través de un conocimiento de nuevos contaminantes y emergentes además del monitoreo y la evaluación de riesgos, así como la normatividad, del control y la atenuación.

Según un informe del Consejo Mundial del Agua (WWC), la carencia de este derecho humano universal provoca la muerte cada año a más de 3,5 millones de personas, es decir, más del doble de las muertes anuales producidas por accidentes de tráfico.

En el acontecer nacional, existen conflictos ante las demandas de grupos regionales y sectoriales, por lo que corresponde a la federación plantear la distribución para que sea equitativa.

Cabe recordar la reciente cancelación en Mexicali de la construcción de una importante planta cervecera, perteneciente a Constellation Brands, que ante una consulta ciudadana organizada por el Gobierno, la gran mayoría de quienes fueron a votar dieron su negativa a ese proyecto, optando los ciudadanos por conservar el recurso para consumo humano, dada su escasez.

En Tamaulipas ha sido ya tradicional la disputa del vital líquido con los Neoloneses, el Gobernador electo Samuel García de Nuevo León, ha manifestado su intención de romper el convenio, mediante el cual se compromete el Estado a participar del agua a Tamaulipas, pero cabe señalar que no es el la autoridad competente para tomar esta decisión de manera unilateral, ya que esa decisión corresponde a la Conagua, quien es la máxima autoridad en el país, y esta determinará.

Le comentaré amigo lector, que en sus primeras acciones como alcalde electo de Victoria, Lalo Gattás comenzó atender y dar solución a la demanda de agua potable en comunidades rurales de la ciudad. En unidades particulares envió este fin de semana el vital líquido a familias del Ejido San Juan y el Ranchito. En su campaña, el alcalde electo de MORENA hizo el compromiso de brindar el apoyo necesario a las comunidades rurales de la Capital, para  dignificar a las familias y reactivar el campo a partir del inicio de su gobierno el 1° de octubre, además de gestionar los recursos para iniciar con la construcción de la segunda línea del acueducto para dar solución, al problema del desabasto de agua en la capital.

Querido lector tenga un excelente día, nos leemos la próxima.

Contacto: factorentredos@hotmail.com